#ONOSODERBI

Un derbi para romper rachas

Afronta el clásico gallego convencido de acabar con la serie de cinco jornadas sin vencer a costa del Celta, todavía invicto fuera de casa. Sin Célso Borges ni Juan Domínguez, Fayçal jugará de pivote junto a Mosquera

21.11.2015 | 19:46

Nada mejor que un derbi para romper una racha negativa, en este caso la de los cinco partidos sin ganar que lleva el Deportivo. Cierto es que sumó en cuatro y solo perdió uno, en Málaga (2-0), pero necesita reencontrarse cuanto antes con la victoria, ya mismo. Hacerlo ante el Celta tendría un valor extra incalculable, por todo lo que significa derrotar al conjunto vigués. Clasificatoriamente, sumar los tres puntos asentaría al equipo coruñés en la zona tranquila de la tabla y espantaría la palabra crisis del horizonte; además, emocionalmente supondría un refuerzo enorme tanto para los futbolistas como para los aficionados blanquiazules. Por ellos juega el Dépor. Por ellos debe ganar hoy. Con corazón, pero sobre todo con mucha cabeza y argumentos futbolísticos, porque solo con intensidad y ganas no se tumba a un equipo como el vigués, todavía invicto fuera de casa.

Habrá que ver de qué manera despliega Berizzo en Riazor ese vendaval ofensivo que suelen armar entre Orellana, Nolito y compañía. Habrá que ver si le dejan. El Dépor no puede salir simplemente a tratar de aguantar el chaparrón, como en su último partido como local ante el Atlético. Juega en casa y es un derbi. Debe proponer algo más, bastante más. Para conseguirlo será clave dominar el centro del campo, condicionado por las bajas por lesión de Celso Borges y Juan Domínguez. Pedro Mosquera tendrá nuevo compañero en el doble pivote, probablemente Fayçal Fajr, que retrasará su posición habitual para jugar de mediocentro, donde más le gusta. Víctor Sánchez ensayó durante la semana con dos delanteros a la vez, Lucas Pérez y Oriol Riera, en busca de más gol. Siete lleva el coruñés, cero el catalán. Jonás, Cartabia y Cani también optan a formar de inicio, al igual que Lopo, recuperado de la lesión que le impidió competir ante el Levante. Berizzo, por su parte, llega con las bajas de Radoja y Cabral.

Suelen ser los derbis partidos tan igualados y cargados de tensión, que muchas veces se acaban decidiendo por pequeños detalles. Más que nunca, la concentración será fundamental. Lo saben de sobra los dos equipos, cada uno con su propio estilo. El del Dépor se basa en la solidez, el equilibrio y el desarrollo de un plan específico para cada rival. El del Celta, en cambio, es siempre el mismo: muchos recursos con balón y bastantes más problemas atrás, los que debe aprovechar el Deportivo para hacer su partido. Práctico y eficaz. Ideal para romper rachas, propias y ajenas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine