El análisis Deportivo - Celta

El derbi de los secundarios

Víctor dejó a Fayçal en el banco y sorprendió con cinco novedades, algunas inesperadas: Juanfran, Álex, Cani, Luisinho y Jona n Todos sobresalientes, como el resto del equipo

22.11.2015 | 09:07
El derbi de los secundarios

Fue el derbi del de siempre, el goleador Lucas Pérez, pero también el de los cinco secundarios de lujo que Víctor alineó frente al Celta: Juanfran, Álex, Cani, Luisinho y Jonathan Rodríguez. Todos sobresalientes, como el resto del equipo. El técnico dejó en el banquillo a Fayçal Fajr y sorprendió con media decena de novedades con respecto a la anterior jornada frente al Levante (1-1). Algunas inesperadas, como la de Álex Bergantiños, sustituto del lesionado Celso Borges. El de la Sagrada Familia hizo un partido brillante, casi perfecto, pese a que solo había jugado 28 minutos en las anteriores once jornadas de Liga.

Durante la semana el entrenador había ensayado con Fayçal como improvisado mediocentro para que jugara de pivote con Pedro Mosquera, como habían hecho juntos varias veces la pasada temporada en el Elche. El marroquí estaba en todas las quinielas para formar de inicio en el eje del centro del campo, pero no solo no cumplió esa función sino que por primera vez en la temporada se quedó en el banquillo. Víctor eligió a Álex para arropar al exmadridista y componer un doble pivote 100% coruñés que le dio muy buen resultado. Bergantiños, muy concentrado e intenso durante los 90 minutos, no acusó para nada la inactividad y cumplió con creces. Destacó en la faceta destructiva y también echando una mano a la hora de iniciar las transiciones ofensivas, incluso con protagonismo en los dos goles.

No solo Álex brilló. También Juanfran, Cani, Luisinho y Jonathan, las otras novedades en el once, rindieron a un altísimo nivel, cada uno cumpliendo a la perfección con su misión. El lateral madrileño tuvo profundidad, estrelló un balón en el palo y estuvo muy centrado en la contención. Igualmente entonado estuvo Cani, que inició la jugada del gol de Lucas. Más aún apareció Luisinho, que formó por delante de Navarro para convertirse en un incordio constante para Hugo Mallo. Creó peligro, oxigenó al equipo y provocó un buen número de faltas peligrosas. Jona, acompañante de Lucas en ataque, peleó todos los balones y acarició el gol en el tramo inicial de la segunda parte, derrochando potencia para cabalgar hacia la portería de Sergio y culminar la acción con un duro disparo que no fue gol de milagro. En definitiva, fue la noche de los secundarios, que demostraron que el Deportivo tiene una plantilla amplia y compensada en la que cualquiera que entra está capacitado para hacerlo bien o, como anoche, muy bien.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine