DERBI GALLEGO

A imagen y semejanza del año de Turu

El Deportivo visitará Balaídos como teórica víctima, aunque con la intención de repetir el papel de hace 17 años cuando superó a los olívicos en Liga y Copa

28.03.2016 | 20:45
Turu (c) espera el pase de Fran en un derbi de 1999.

El Deportivo llegará a Balaídos para disputar el clásico gallego en franca desventaja, según los números de ambos equipos durante esta temporada. Es un partido a imagen y semejanza de los que ambos equipos disputaron en la temporada 1998-99, cuando el Celta era claro favorito sobre los blanquiazules, que ganaron dos, empataron los otros dos y eliminaron a los celestes de la Copa del Rey. Fue el año de Turu Flores: decidió en el torneo del KO con dos goles y colaboró en la victoria en Riazor en la Liga.

Aquella fue una temporada brillante del equipo vigués, que desde la jornada sexta se mantuvo siempre en puestos que conducían a la extinta Copa de la UEFA, para la que consiguió billete al ocupar la quinta plaza; el Deportivo, más irregular, entraba y salía de esos lugares que llevaban al torneo continental, de hecho solo estuvo por encima del máximo rival en la jornada 13. Los coruñeses eran segundos con 23 puntos, uno más que los olívicos, que eran terceros. El sorprendente líder era en aquel momento el Mallorca. Al finalizar el curso, los baleares fueron terceros y jugaron la Liga de Campeones, los celestes quintos y los deportivistas, sextos. Ambos entraron en la UEFA.

La regularidad y el buen hacer convirtió al Celta en claro favorito en los clásicos gallegos de esa temporada; sin embargo en el estreno de la Liga, en Balaídos, el Deportivo arrancó un empate sin goles. Llegó la Copa y la eliminatoria de octavos de final enfrentó a los dos equipos gallegos. El Celta era líder (34 puntos) y el Deportivo, noveno (27 puntos). En Vigo se frotaban las manos porque, además, los blanquiazules llegaban con numerosas ausencias. De hecho cuentan que un futbolista blanquiazul -se dice que fue José Ramón- iba de víctima y en el túnel de vestuarios, antes de saltar al campo, decía a sus compañeros: "Mirad chicos, el Super Celta ¿verdad que no nos vais a meter muchos hoy?". Una jugada brillante de Turu Flores acabó en el único gol del partido (0-1).

Dos partidos en tres días

Dos semanas después esperaba la vuelta en Riazor, pero tres días antes el coliseo coruñés acogió el segundo choque de la Liga y Turu volvió a marcar. Hizo el segundo un minuto antes del descanso (Pauleta había marcado en el minuto 9). En el 80 Juan Sánchez marcó para el cuadro vigués (2-1).

En setenta y dos horas el Celta regresó a Riazor para intentar remontar el resultado adverso de la ida en la Copa. Dominó el partido y llegó a igualar la eliminatoria (0-1, Cáceres) que obligó a disputar una prórroga. En el tiempo extra otra vez Turu, que había entrado en el minuto 61 de partido, cobró protagonismo al anotar en el minuto 119 cuando toda apuntaba a que la eliminatoria se resolvería por penaltis. Los celestes disfrutaban de una de las mejores temporadas de su historia, pero estaban fuera del torneo del KO.

Al finalizar el curso, el Deportivo cedió en la semifinales frente al Atlético de Madrid y en la Liga acabó en la sexta plaza, justo por detrás de su máximo rival y con un punto menos. Había ganado dos de los clásicos gallegos, había eliminado a su eterno adversario de la Copa y se clasificaba para disputar el mismo torneo continental. Este año es muy similar a aquel, con la diferencia de que los vigueses sí apuntan directamente a la Liga Europa, mientras que los deportivistas tendrán que conformarse con haber alcanzado el objetivo de la permanencia, aunque con la posibilidad de haber demostrado su superioridad en los duelos gallegos durante el curso. Ya lo hizo en la primera vuelta en Riazor y se espera que lo haga también en Balaídos a pesar de la teórica superioridad del cuadro olívico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine