La solución, a final de semana

Tino Fernández y Víctor Sánchez mantuvieron ayer una nueva reunión, a la que también asistió Fernando Vidal, para hablar del futuro del técnico - El presidente anunciará la decisión esta semana

25.05.2016 | 11:55
Víctor Sánchez, con David Dóniga, durante un entrenamiento en Abegondo.

Tino Fernández y Víctor Sánchez del Amo tuvieron ayer un nueva reunión, después de la que mantuvieron la pasada semana, en la que presidente y entrenador volvieron a hablar sobre lo sucedido en el vestuario durante la segunda vuelta de la Liga, que motivó que el equipo blanquiazul no cerrase la permanencia de forma matemática hasta el penúltimo partido con su victoria en El Madrigal frente al Villarreal. El consejo de administración está en pleno proceso de evaluación, para de decidir si el técnico madrileño continúa como máximo responsable de la primera plantilla blanquiazul. Ya lo había anunciado Fernández Pico al finalizar la temporada: "Cuando acabe la temporada haremos la valoración de todo el año. Víctor acaba la temporada, estamos en Primera y está contratado para el año que viene". La conclusión llegará a finales de esta semana o principios de la siguiente, aunque todo apunta a que Víctor seguirá siendo entrenador deportivista el próximo curso.

Las palabras que Tino Fernández pronunció en Vila-Real las reiteró esa misma semana antes de recibir al Madrid en Riazor. Buscaba un periodo para poder reflexionar. Tras ese encuentro, el presidente y el entrenador se entrevistaron por lo menos dos veces. Ayer fue la última. También participó Fernando Vidal, responsable del área deportiva, que estuvo acompañado de alguno de los integrantes de la comisión deportiva, posiblemente Richard Barral, el director deportivo de la entidad y responsable de la elaboración de la plantilla para el curso 2016-17. El principal aval en el que se apoya Víctor es el apoyo de la mayoría de la plantilla, apoyo que mostraron algunos futbolistas en la semana previa a la última jornada de Liga. También está su trabajo durante la primera parte del campeonato, en la que llegó a colocar al equipo en puestos de Europa y alcanzó los 27 puntos. El principal hándicap, para los dirigentes, es no haber sabido manejar el vestuario y apagar los fuegos que se generaron tras el affaire Luisinho-Arribas. Los veteranos reprobaron la actuación del portugués, pero la gestión del conflicto no parece el adecuado para los dirigentes, sobre todo en la semana previa a la visita del Madrid, cuando se produjeron declaraciones que no agradaron nada al consejo de administración y tampoco a algunos de los jugadores más veteranos.

Víctor está convencido de que va a seguir porque sabe que su trabajo es reconocido, pero también es consciente de que tiene oposición desde dentro. Su carácter y forma de proceder no agrada a diversos directivos. Y menos gusta todavía el comportamiento, incluso con la prensa, de alguno de sus asistentes. Son cuestiones que afectan a la imagen del club y a la buena convivencia que busca el consejo de administración entre todos los elementos que componen el deportivismo. Una suma de factores provocó que la confianza y entrega de la mayoría de los consejeros, incluso integrantes de la comisión deportiva, desapareciese. En menos de un mes Víctor Sánchez pasó a ser el entrenador de la temporada venidera -más allá de que tuviese contrato firmado- a generar dudas entre los responsables de la entidad. Ahora, pasados diez días desde que finalizó la competición, las dudas siguen sin aclararse, pero parece que la tendencia es que cumpla el acuerdo suscrito entre ambas partes a finales de enero.

Fernando Vidal, que no fue precisamente su valedor cuando Tino Fernández apostó por su contratación, está del lado de todos sus compañeros de junta. Todos los dirigentes alinearon filas en torno al presidente, que será el que tenga la última palabra, aunque se apoyará especialmente en la opinión que puedan tener el propio Vidal y Richard Barral. Que ambos tuviesen otra opinión cuando Tino decidió fichar a Víctor no significa que ahora sean enemigos del técnico. Sostendrán la decisión que adopte el colectivo. En cualquier caso, la secretaría técnica ya está oteando el mercado para localizar a un posible sustituto, al tiempo que está en plena elaboración de la plantilla. El entrenador del Deportivo 2016-17 trabajará con los futbolistas que aporte la secretaría técnica, como sucedió la campaña anterior, aunque con el matiz de que ese verano el propio Víctor intervino para tratar de convencer a algunos de los jugadores que fueron incorporados.

El entrenador había ofrecido el verano pasado a la directiva la posibilidad de ampliar su dominio a otras áreas del club, pero los dirigentes las desestimaron. Incluso en esta oportunidad solicitó mayor potestad en diversas facetas, pero los dirigentes, a estas alturas, no están por la labor. Primero tienen que decidir sobre su continuidad, y si sigue será centrado en el primer equipo como sucedió en la temporada que ahora finaliza. La configuración de la plantilla dependerá de la comisión deportiva, como hasta ahora, y las categorías inferiores seguirán siendo competencia de Albert Gil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine