Riesgo en forma de respeto

El planteamiento de Pepe Mel dirigido a resguardarse lo máximo posible del Celta terminó convirtiéndose en una apuesta comprometida para el Deportivo en el derbi del domingo

21.03.2017 | 09:11
Pepe Mel, rodeado de jugadores durante el entrenamiento de ayer en la ciudad deportiva Abegondo.
Pepe Mel, rodeado de jugadores durante el entrenamiento de ayer en la ciudad deportiva Abegondo.

Pepe Mel cayó víctima el domingo en el derbi de una paradoja derivada del planteamiento que presentó ante el Celta. El entrenador deportivista prefirió no arriesgar con una propuesta orientada a descubrirse lo menos posible, pero el respeto que mostró frente al eterno rival terminó convirtiéndose en una decisión temeraria. A su equipo le faltó el grado de osadía que la grada reclama en esta clase de enfrentamientos, pero por encima de todo no tuvo el fútbol necesario para comprometer a un Celta desgastado por su compromiso del jueves en la Liga Europa ante el Krasnodar y sin la frescura necesaria que requiere la exigente filosofía de Eduardo Berizzo. El Deportivo se quedó así a medias: contrarrestó a su rival, pero no encontró las herramientas necesarias para hacerle suficiente daño.

La alineación, declaración de intenciones. Mel había ensayado durante la semana un esquema llamativo con Borges en la posición de mediapunta por delante de Mosquera y Álex. Parecía más una variante a utilizar según el desarrollo del partido que el planteamiento original para un derbi, pero llegó el domingo y de la alineación ya se podía deducir lo que proponía el entrenador deportivista. La suya fue una estrategia basada en la constancia, en el desgaste a un rival ya de por sí consumido por sus compromisos recientes. Fue a la vez una lectura racional de un partido que suele derivarse hacia lo emocional y que terminó siendo contrarrestada por el jugador más visceral que había sobre el campo.

El partido, en un detalle. El planteamiento estudiado de Mel, orientado a limitar al máximo las oportunidades y los cabos sueltos, acabó anulado a través de un error de sus propios jugadores. Albentosa se despistó en un centro lateral en el que estuvo más atento de la pelota que de su espalda y por allí apareció Iago Aspas para acabar con la imbatibilidad del madrileño desde que se hizo cargo del banquillo deportivista hace ahora tres semanas.

Crédito a la baja. Ya lo había advertido el propio Pepe Mel en la previa de recibir al Celta: los derbis suelen alejarse de los términos intermedios y se orientan hacia los extremos. El técnico era consciente de que una victoria prolongaría su embrujo en A Coruña, pero una derrota podía hacerle perder buena parte del crédito acumulado desde su llegada. Su planteamiento ha molestado casi tanto como el resultado y ahora deberá demostrar cintura para recuperar las buenas sensaciones en las que se instaló desde su aterrizaje.

Un equipo adaptado al rival. Gaizka Garitano abandonó el equipo sin aclarar si la filosofía de juego a la que se entregó era en la que realmente creía. Después de los titubeos del comienzo de temporada, en la que se veía a un equipo más propenso a las transiciones rápidas y los golpeos en largo, el entrenador vizcaíno terminó apostando por el manejo de la pelota a través de Çolak, Babel y Carles Gil. Mantuvo esa propuesta sin importar el rival que tuviera enfrente y a costa también de los resultados. Con la llegada de Mel, en cambio, el equipo parece más maleable. El madrileño advirtió que no jugaría contra el Celta de la misma forma que lo hizo frente al Barcelona. Esa tendencia parece que se mantendrá en los próximos partidos del mes de abril, en el que el equipo deberá dejar resuelta la permanencia.

El lugar de los mediapuntas. El planteamiento del domingo orilló por completo a los mediapuntas del equipo. Çolak, Carles Gil y Kakuta, los jugadores más creativos de los que dispone Pepe Mel en la plantilla, se quedaron en el banquillo en uno de los compromisos más importantes de la temporada. Eso abre la duda sobre cuál será su papel en los planes del madrileño a partir de ahora. Los tres eran titulares con Garitano y ahora han visto reducido su protagonismo.

Joselu y Andone. El delantero de Silleda ha sido la última gran apuesta del técnico. Le premió en el derbi por su partido ante el Barcelona y dejó sin hueco al rumano. Mel, sin embargo, no descarta emplear a los dos juntos en los compromisos que tiene por delante el equipo deportivista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes


Kondogbia, autor del primer gol del partido.
El Valencia castiga la mala puntería del Espanyol

El Valencia castiga la mala puntería del Espanyol

El equipo che mantiene viva La Liga pese al monólogo de ocasiones de los blanquiazules (0-2)

Javier Fernández, oro en el Gran Premio de Francia

Javier Fernández, oro en el Gran Premio de Francia

Con 283,71 puntos, alcanzó la primera posición con una diferencia de 10 sobre el japonés Shoma Uno

Dimitrov - Goffin, en directo

Dimitrov - Goffin, en directo

Los tenistas búlgaro y belga se disputan el último título del año en una final de debutantes en...

Las pruebas confirman la fractura nasal de Ramos

Las pruebas confirman la fractura nasal de Ramos

El jugador deberá decidir si se opera o juega con una máscara tras la patada de Lucas Hernández


El Sevilla se afianza en la parte alta de la tabla, pero no convence

El Sevilla se afianza en la parte alta de la tabla, pero no convence

El Celta jugó mejor que el equipo hispalense, pero no estuvo acertado de cara a puerta

Alonso satisfecho después del test de novatos con Toyota

Alonso satisfecho después del test de novatos con Toyota

El asturiano, que rodó 113 vueltas, indicó que la jornada en el circuito de Baréin "ha sido...

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine