Brillo colectivo, borrón individual en Riazor

El Deportivo destaca en intensidad y entrega para firmar su partido más completo del curso. Pantilimon lo emborronó en la falta final

05.11.2017 | 18:30
Brillo colectivo, borrón individual en Riazor
Brillo colectivo, borrón individual en Riazor

Hasta que llegó el descuento, el Deportivo había transitado por el partido con seguridad y con las ideas claras en todas las líneas. También desde la portería, donde el cuestionado Pantilimon tan solo tuvo que responder hasta entonces a una llegada de Griezmann y a un disparo lejano de Gaitán. Las dos ocasiones, prácticamente las únicas de las que dispuso el Atlético, las solventó con más o menos acierto. No hubo rastro de ese portero dubitativo y prácticamente intrascendente de partidos anteriores.

No lo hubo porque sus compañeros se habían encargado con dedicación y esfuerzo a anular las posibilidades de un Atlético cada vez más alejado de la filosofía que le había logrado imprimir Diego Simeone. El equipo comprometido y corajudo no fue el rojiblanco, sino el blanquiazul. Solidario y entregado, el conjunto de Cristóbal logró que el público se levantara de sus asientos en el descanso para despedirlo con una ovación como hacía tiempo que no se veía en Riazor.

Orgullosa, la grada agradeció el sacrificio de los suyos desde el primero hasta el último. Ocurre sin embargo que el fútbol es ingrato, y para los porteros más. Hasta el descuento, el Deportivo apenas había consentido que el Atlético se desplegara con velocidad. No toleró ni un solo contragolpe y casi siempre se impuso en los duelos individuales y los balones divididos, pero en ese tiempo de prolongación permitió que los rojiblancos llegaran en superioridad al borde del área y concedió una falta peligrosa.

Esa jugada postrera fue el único borrón de un partido ilusionante para el conjunto blanquiazul, de esos que permiten sacar pecho y aumentar la autoestima. Podía haberlo sido también para Pantilimon en el caso de intervenir con decisión en el lanzamiento de falta que terminaría por decidir el partido. Sin Griezmann en el campo después de que Simeone diera por bueno el empate, la responsabilidad parecía que recaería en Gabi. El capitán rojiblanco, sin embargo, cedió la pelota a Thomas para que colocara un disparo duro pero accesible al palo del portero. Pantilimon solo hizo el ademán de estirar el brazo y confirmó el boquete que padece el Deportivo en la portería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes


Sergio Ramos, tras la patada que le propinó Lucas Hernéndez.
Las pruebas confirman la fractura nasal de Ramos

Las pruebas confirman la fractura nasal de Ramos

El jugador deberá decidir si se opera o juega con una máscara tras la patada de Lucas Hernández

El Sevilla se afianza en la parte alta de la tabla, pero no convence

El Sevilla se afianza en la parte alta de la tabla, pero no convence

El Celta jugó mejor que el equipo hispalense, pero no estuvo acertado de cara a puerta

Alonso satisfecho después del test de novatos con Toyota

Alonso satisfecho después del test de novatos con Toyota

El asturiano, que rodó 113 vueltas, indicó que la jornada en el circuito de Baréin "ha sido...

Javier Fernández, oro en el Gran Premio de Francia

Javier Fernández, oro en el Gran Premio de Francia

Con 283,71 puntos, alcanzó la primera posición con una diferencia de 10 sobre el japonés Shoma Uno


Luis Suárez se reencuentra con el gol y acaba con un incómodo Leganés

Luis Suárez se reencuentra con el gol y acaba con un incómodo Leganés

El conjunto local demostró que puede meter en problemas a cualquiera - El Barcelona se llevó un...

Gafadas con el gol

Gafadas con el gol

El Liceo domina, controla y lo hace todo bien, salvo marcar - El Vilasana, con polémica en los dos...

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine