Sin puntos, pero con portero

Pese a los cuatro goles encajados, Rubén gana confianza con una gran actuación salpicada con varias intervenciones de mérito, incluido un penalti parado a Messi

18.12.2017 | 07:03
Rubén Martínez, ante Luis Suárez anoche en el Camp Nou.
Sin puntos, pero con portero

Pocas veces un portero sale reforzado cuando le marcan cuatro tantos. Un ejemplo es el partido de anoche en el Camp Nou, donde Rubén Martínez evitó una goleada más abultada con varias paradas de verdadero mérito. Sus manos salvadoras, y también los palos -hasta cinco-, le ayudaron a contener los remates del Barcelona, que dispuso de numerosas ocasiones claras como para haber despachado al Deportivo con un resultado de auténtico escándalo.

El equipo blanquiazul regresa goleado y sin puntos, pero por lo menos con la sensación de tener un portero, algo que echó de menos durante muchas jornadas mientras el meta de Coristanco estuvo de baja por lesión. Su actuación en el estadio culé fue lo más rescatable de un partido en el que, por lo demás, el conjunto de Cristóbal Parralo apenas plantó cara al Barça.

Hasta cuatro arqueros diferentes -Przemyslaw Tyton, Costel Pantilimon, Francis Uzoho y el propio Rubén- han defendido la portería blanquiazul esta temporada, marcada por las continuas dudas en una demarcación tan determinante como la de portero. De hecho, el club está muy atento a la situación del madridista Kiko Casilla por si surgiera la posibilidad de incorporarlo en el mercado invernal. De momento, el partido de ayer le sirve a Rubén para ganar confianza antes de un encuentro tan importante como el del próximo sábado en Riazor contra el Celta.

El exbarcelonista estuvo especialmente entonado en su regreso al Camp Nou y, pese a recibir cuatro goles, evitó varios más con unas cuantas buenas intervenciones, la más brillante el penalti que paró en la segunda parte nada más y nada menos que a Lionel Messi. Antes, en el minuto 27, el argentino también se encontró con una mano salvadora de Rubén para rechazar un potente disparo a media altura .

El gallego también respondió con una reacción felina para desviar bajo palos el remate de rabona de Luis Suárez. Aleix Vidal fue otro de los jugadores del Barça que se estrelló contra el meta gallego a lo largo de un encuentro en el que el Dépor, muy blando y poco intenso, concedió al Barça 23 remates, once de ellos entre los tres palos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine