La banca amaga con ampliar capital en Nueva Pescanova y frustrar el plan del consejo

El G 7 se reserva el derecho a diluir de nuevo el poder que la 'vieja Pescanova' tendrá en el 'holding' - Freshfields asesora a los acreedores para repartir los títulos en la firma

01.10.2015 | 18:41
Un momento de la junta extraordinaria de accionistas de Pescanova del pasado martes.

Consejeros de la pesquera

  • Alejandro Legarda. Este consejero independiente —aunque fuentes de la empresa sostienen que representa a fondos de inversión— fue el principal interlocutor con el G7. No es accionista
  • Diego Fontán. El empresario (esposo de Carolina Masaveu) entró en el consejo tras salir Yago Méndez. Representa a Crisgadini, que compró el 7,133% de Pescanova por solo 5.177 euros
  • Fernando Herce. Es consejero por Iberfomento en sustitución de José Antonio Pérez-Nievas, imputado por la Audiencia Nacional. Representa el 3,39% del capital de la compañía

La banca acreedora de Pescanova, próxima propietaria del 80% de Nueva Pescanova SL, no ha quedado ni mucho menos satisfecha con el resultado de la junta de accionistas del pasado martes. Los socios de la multinacional pesquera aprobaron con un 75,66% de los votos la opción alternativa relativa al aumento de capital, que otorga a los actuales accionistas el 20% restante de la sociedad sin aportar los 7,32 millones fijados por convenio. El núcleo duro de las entidades financieras (Sabadell, Popular, Abanca, Bankia, BBVA, CaixaBank y UBI Banca o G7), conscientes de que la intención de la vieja Pescanova es recomprar desde dentro la multinacional a través de su salida a Bolsa, estudia la posibilidad de echar por tierra los planes del consejo de administración y volver a diluir la participación de la matriz en el holding Nueva Pescanova. ¿Cómo? A través de una ampliación de capital en la sociedad limitada que podría ejecutarse a comienzos del próximo año.

El proceso sería el siguiente. A partir del 30 de noviembre Pescanova SA será solo una sociedad de cartera que tendrá una quinta parte de Nueva Pescanova SL (el 19,99%). Como avanzó ayer este periódico, su consejo ha solicitado al bufete Clifford Chance que elabore un folleto para pedir a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que las acciones, suspendidas desde el 12 de marzo de 2013, vuelvan a cotizar. Bajo el argumento de "mantener estabilidad en el accionariado", la matriz pretende ampliar capital ya en Bolsa y empezar a "asaltar desde dentro" el accionariado del holding pesquero. Y las entidades financieras, tras aceptar el plan del 20%, no están dispuestas a ceder más. "Nosotros queremos tener el control de la compañía durante cuatro o cinco años", sostienen fuentes próximas a los bancos, que no aceptan que algunos fondos pretendan ganar posiciones en Nueva Pescanova después de no haber "puesto un euro" en su recapitalización.

"La banca tendrá la mayoría y puede aprobar un aumento de capital de 150 millones de euros en el primer trimestre [de 2016]. Si ellos [por los actuales socios] quieren mantener su 20% deberán poner 30 millones. ¿Lo van a hacer, confían tanto en la empresa?", inciden desde el G7. Las entidades asumen que la posición de "algunos accionistas minoritarios" difiere mucho de la de fondos como Broadbill Partners o Crisgadini, el vehículo inversor de Carolina Masaveu. Entre ambos suman el 10,83% de Pescanova SA. Todos sus títulos fueron adquiridos en el mercado gris a precios muy bajos, de hasta 0,0052 euros por acción. "Nosotros hemos asumido una quita de 2.000 millones de euros", repiten los acreedores de la multinacional pesquera como contraposición a la entrada de estos accionistas cuando la firma ya pasaba por dificultades.

Durante todo el mes de septiembre -el plan alternativo se conoció el día 1- el G7 rechazó de plano que los accionistas tuviesen "gratis" el 20% de Nueva Pescanova. Solo las negociaciones de última hora -incluso con la mediación del conselleiro de Economía, Francisco Conde- desbloqueó el veto de la banca, porque el G7 tenía listo su "plan de contingencia" para recomprar "todo Pescanova" si entraba en liquidación. "Algunos bancos decidieron que lo mejor era una solución menos dramática", dicen, pero que no ha curado las heridas abiertas con el consejo.

Ahora será el bufete Freshfields, que asesora a las entidades financiera, quien guíe a los bancos a la hora de determinar cómo se desembolsa la primera ampliación de capital para lanzar Nueva Pescanova. Lo más probable, según fuentes conocedoras del proceso, es que de los 9,75 millones de euros a abonar para cerrar el proceso, cada banco perteneciente al G7 aporte fondos en función del dinero que tiene atrapado en la multinacional pesquera gallega.

Si finalmente se recurre a esta fórmula, Banco Sabadell se convertiría en el principal socio del grupo. "Pero no hay prisa, hay hasta el 30 de noviembre para completar el proceso" y cumplir la hoja de ruta del convenio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

Enlaces recomendados: Premios Cine