El grupo Sapa consuma su marcha de Arteixo

La firma noruega ya despidió a la mayoría de los 70 trabajadores de Perfialsa y ahora procede a desmantelar la maquinaria para llevarla a Barcelona y Navarra

26.10.2015 | 01:15
Entrada a la fábrica de Perfialsa, en Arteixo.

El grupo noruego Sapa -dedicado a la extrusión de aluminio- está a punto de consumar su marcha de Arteixo tras el cierre y desmantelamiento de su fábrica coruñesa, Perfialsa, lo que supone un nuevo golpe para la industria de la provincia de A Coruña. La compañía empezó a aplicar en septiembre el expediente de regulación de empleo (ERE) pactado con la plantilla en julio y a finales del mes pasado se produjeron las últimas bajas, antes de proceder al cierre de las instalaciones. "El 1 de septiembre comenzaron a ejecutarse los despidos de forma escalonada y cada semana se reducía el cuadro de personal. Finalmente hubo 10 recolocaciones, cuatro trabajadores permanecen en plantilla para el traslado de la maquinaria y el resto [hasta los 70 empleados que tenía la factoría] fuimos despedidos", explica el exsecretario del comité de empresa de Perfialsa, Juan Márquez.

Ahora la compañía está en pleno proceso de desmantelamiento de la planta, con los trabajos de traslado de la maquinaria a otras fábricas del grupo. "Se lo van a llevar todo a las factorías de Barcelona y Navarra, con lo que la planta de Arteixo quedará vacía. Si alguien la quiere comprar ahora se va a encontrar las paredes", sentencia el representante de los trabajadores de Perfialsa.

De hecho, la plantilla considera que durante el proceso de negociación del ERE solo había una oferta de una empresa que estaba dispuesta a quedarse con la fábrica para la elaboración de perfiles de aluminio y que Sapa la descartó porque no quería competencia en España. "Hubo gestiones pero no se llegó a nada. Estamos muy agradecidos al alcalde de Arteixo [Carlos Calvelo] porque mantuvo contactos e hizo todo lo que pudo para evitar el cierre. Con quien estamos defraudados es con la Xunta, dijo que iba a buscar posibles compradores e intentar la venta pero no hizo nada", denunció Márquez.

Una vez fuera de Perfialsa, los ya extrabajadores de la fábrica arteixana acuden a cursos de formación impartidos por una empresa contratada por el grupo Sapa para tratar de recolocarlos. Además, entre enero y septiembre del próximo año, si la firma noruega tiene alguna vacante, los despedidos de Perfialsa tendrán prioridad. "En teoría la empresa nos avisaría y nosotros podremos optar a esos puestos", explica el portavoz de la plantilla.

El despido colectivo pactado por la empresa y los trabajadores se ejecutó sin problemas, pero las dos partes tienen abierto otro conflicto que está a punto de llegar a los tribunales. Los empleados de Perfialsa cobraban un premio de vinculación a la empresa -conocido coloquialmente como medalla- cada vez que cumplían 10 años en plantilla. A los diez años percibían una paga equivalente al sueldo bruto de una mensualidad, a los 20 lo correspondiente a dos mensualidades y así respectivamente. Pero cuando, con la llegada de la crisis, la compañía negoció con el comité de empresa algunos ajustes salariales, las partes acordaron "que si la planta cerraba antes de diciembre de 2018, el grupo abonaría la parte proporcional del premio de vinculación a cada trabajador". Un acuerdo que quedó sellado por escrito y firmado por las dos partes. "En mi caso, llevaba 17 años en la empresa. Tendrían que abonarme el sueldo bruto de un mes y el 70% de otro y no son cantidades pequeñas", ejemplifica Márquez.

Los trabajadores reclamaron a la dirección de Sapa el pago de estas medallas pero recibieron una negativa por respuesta. Por ello, la plantilla denunció el caso por la vía administrativa y ya tuvo un acto de conciliación en el que la compañía mantuvo su postura. Los exempleados de Perfialsa están analizando la situación con los sindicatos y tienen previsto presentar una demanda judicial en las próximas semanas para exigir el pago de esas cantidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

Enlaces recomendados: Premios Cine