El filántropo, especie rara en España

Las donaciones de los magnates de EEUU suman más de 45.000 millones y en nuestro país, Amancio Ortega es uno de los que más apuesta por las causas benéficas

26.12.2015 | 20:38
Amancio Ortega, Bill Gates, Carlos Slim y Mark Zuckerberg.

Bill Gates y Amancio Ortega se codean en el pedestal de los más ricos de la Tierra. Están casi al mismo nivel, pero si se comparan en generosidad, hay un mundo de distancia. Las donaciones altruistas en vida del fundador de Microsoft están valoradas, hasta ahora, en 27.000 millones de dólares, mientras que las del dueño de Inditex apenas superan los 160. El americano aspira, a través de la filantropía, a mejorar las condiciones de vida en el planeta. El gallego se limita a ayudar, principalmente, a sus vecinos paisanos.

La diferencia entre el magnate de la informática y el del textil ejemplifica las distancias culturales a uno y otro lado del Atlántico. "Es de sobra conocido que la filantropía es una práctica que está mucho más extendida en Estados Unidos que en España y, en general, en Europa", apunta Marta Curto, autora del estudio La filantropía: ¿un acto de responsabilidad? publicado por la cátedra La Caixa de Responsabilidad Social de la Empresa.

Hace unas semanas, Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, anunció que donará a lo largo de su vida el 99% de sus acciones en la empresa „valoradas en estos momentos en 45.000 millones de dólares„ a labores filantrópicas. Lo hizo tras sentir en sus brazos el calor de su primera hija, Max, nacida en San Francisco el Día de Acción de Gracias. Para ella desea un mundo mejor. "Tenemos que pensar en inversiones para los próximos 25, 50 y 100 años. Los grandes retos piden horizontes largos. El pensamiento a corto plazo no permite resolver lo que de verdad importa", escribió Zuckerberg en su cuenta de Facebook.

Compañeros de Zuckerberg en la cúspide de la lista Forbes han aplaudido su gesto y otros han fruncido el ceño. Entre los primeros su amigo Bill Gates, que a través de la fundación que comparte con su esposa Melinda tiene el compromiso de destinar a labores benéficas 53.000 millones de dólares a lo largo de su vida. Entre los segundos el magnate mexicano Carlos Slim, que reconoce el papel de las instituciones filantrópicas, pero asegura que "las fundaciones no resuelven la pobreza". Para el máximo accionista de América Móvil, la clave para combatirla es crear puestos de trabajo. "El empleo requiere de empresas que inviertan, entonces no hay que donar empresas, hay que crearlas", señaló.

Slim, que en los últimos tiempos ha puesto su punto de mira inversor en España (FCC, Realia...) parece más próximo a la cultura empresarial ibérica, donde la filantropía suele ser la excepción. Es cierto que Amancio Ortega, a través de sus fundaciones, dona equipos médicos para hospitales gallegos, (17 millones de euros para la detección precoz del cáncer de mama), concede becas a estudiantes y colabora con entidades benéficas como Cáritas o el Banco de Alimentos, igual que otros acaudalados empresarios, como Rafael del Pino (Ferrovial), Juan Roig (Mercadona) o la familia Botín (Santander), que destinan decenas de millones a iniciativas solidarias. Pero en ningún caso alcanzan, ni de lejos, el nivel de los estadounidenses.

Los donantes son personas o empresas. "Los que lo hacen a título individual pueden estar empujados por una motivación puramente altruista, por la cual sienten la obligación moral de hacer una contribución a la sociedad", apunta la economista Marta Curto, que añade que en el caso de las empresas se suman otras motivaciones como "dar a conocer mejor su producto o servicio, afianzar la relación con sus consumidores o realzar la imagen de la compañía, ya que de este modo demuestra su preocupación no solo por los beneficios económicos, sino también por los problemas sociales". Si el anuncio de Zuckerberg es un verdadero acto de altruismo a largo plazo o únicamente marketing fugaz, el tiempo lo dirá. Su hija Max será testigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

Enlaces recomendados: Premios Cine