La cifra de gallegos que perdieron su casa por no pagar la hipoteca cae un 30% en 2015

Las ejecuciones hipotecarias de viviendas de particulares sumaron 744 n Es el cuarto mayor descenso del país n Los embargos de locales y edificios alcanzaron los 980

04.03.2016 | 01:14

Los desalojos de viviendas se convirtieron en uno de los símbolos más elocuentes, y tristes, de la virulencia de la crisis en España. Especialmente a partir de 2012, cuando los casos de suicidio revelaron la magnitud del problema y las imágenes de gente desesperada por quedarse en la calle dieron la vuelta al mundo. Fue entonces cuando las administraciones empezaron a tomar medidas, como el impulso al código de buenas prácticas que el Ministerio de Economía firmó con prácticamente todo el sector financiero para facilitar las negociaciones entre las entidades y el dueño y la posibilidad de entregar el bien en pago de la deuda como solución. Eso, junto a los convenios que después nacieron por parte de los gobiernos autonómicos, la estabilización de la economía y la bajada de los tipos de interés hasta mínimos históricos, permite contener el drama de las ejecuciones hipotecarias. Entre aquellas vinculadas a viviendas en manos de particulares, la caída el año pasado en Galicia supera el 30%. El cuarto mayor desplome registrado en el Estado, con una media del 13,3%.

El número de embargos, con la suma de todo tipo de bienes, y perfil de propietario, alcanzó las 486 en el último trimestre de 2015, un 57,5% menos que entre octubre y diciembre de 2014. El ejercicio se cerró con un total de 2.527 -son el 0,3% del total de créditos formalizados entre 2003 y 2014- y un descenso del 25,5%, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en comparación con las 3.391 notificadas un año antes.

Sí se da la tendencia contraria entre las propiedades situadas en terrenos rústicos. Desde cultivos, a construcciones para uso residencial, pasando por explotaciones agrícolas. De 167 ejecuciones hipotecarias en 2014 a 233 el pasado ejercicio, lo que supone un incremento del 39,5%.



Haz click para ampliar el gráfico

En el caso de bienes urbanos, la situación se mantiene estable para los solares -entre los activos del sector del ladrillo a los que les cuesta sumarse a la recuperación del mercado por la débil todavía demanda para nuevas construcciones-, con 97 ejecuciones, frente a las 102 de 2014. Entre todas las tipologías de vivienda, la evolución es claramente a la baja. Un 30,5% menos, hasta las 1.217 órdenes de retirada de la titularidad desde la entidad financiera ante la morosidad en el crédito. De esa cantidad, únicamente 76 eran de inmuebles nuevos. El resto, 1.141 (con una reducción del 29,6%) eran pisos y casas de segunda mano. También es importante diferenciar la propiedad. A personas físicas pertenecían 744 (el descenso en este caso es del 30,4%) y 473 a empresas, entre las que se incluyen, sobre todo, promotoras en quiebra.

El cómputo de embargos se completa con locales comerciales, oficinas, trasteros, garajes, naves industriales e incluso edificios enteros. Fueron 980 en 2014, lo que deja una bajada anual del 28,5%, según el IGE.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

Enlaces recomendados: Premios Cine