El país que contribuyó a la crisis

La afluencia de ahorro y de productos baratos de Asia a otros países ayudó a forjar los excesos que llevaron a la recesión

03.04.2016 | 11:50
El país que contribuyó a la crisis

La influencia de China en la actual salida vacilante de la crisis internacional no es un hecho novedoso. La economía china también tuvo una contribución capital en la gestación de los desequilibrios que eclosionaron en 2008 con el estallido de la Gran Recesión.

Aunque hubo más causas y actores, el retorno y apertura de China en 1978 a la economía internacional, sumado a la liberalización de los flujos de capitales y a la desregulación financiera a partir de la revolución reformista de 1979-1980, la difusión de las nuevas tecnologías, la intensificación de la globalización, el derrumbe de los regímenes totalitarios comunistas europeos, la novedosa ingeniería financiera y la incorporación de Pekín en 2011 a la Organización Mundial de Comercio crearon las condiciones que, una vez extremado el modelo aparentemente de éxito, lo hicieron saltar por los aires entre 2007 y 2008, una vez agotado el esquema.

La inserción mundial de China y países análogos supuso una afluencia masiva hacia los países avanzados de su intensivo excedente de ahorro (llegó a equivaler al 52% del PIB chino), propio de economías que no habían desarrollado su estado de bienestar y en el que la ciudadanía atesora recursos con fines de previsión. A la vez, el mundo occidental sufrió la creciente competencia de productos baratos asiáticos y de mano de obra muchas veces cualificada y de bajo coste. Todo esto presionó a la baja las rentas del trabajo en occidente para sostener la competencia internacional, y los menores sueldos alentaron el consumo low cost, que retroalimentó el modelo de costes a la baja.

A la desinflación importada por ambas vías se sumó la caída de los tipos de interés por la enorme afluencia de ahorro desde la periferia al centro del mundo. Los intentos de subir tipos de la Fed en 2004 y 2005 fueron derrotados por el mercado. El crédito fácil y barato indujo a crecientes endeudamientos de empresas, familias y bancos. La banca, con tipos bajos, disparó el préstamo para ganar en volumen lo que no obtenía en margen. La gran capacidad exportadora china demandó materias primas e intermedias de forma masiva. Hubo revalorización de activos, burbujas inmobiliarias y expansión de la capacidad productiva y de la inversión basadas en deuda.

Cuando estalló la crisis a causa de tamaños desequilibrios, China intentó protegerse elevando la inversión interna con políticas de estímulo fiscal y endeudamiento de empresas públicas y administraciones, lo que cebó burbujas que ahora penden sobre el país.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

Enlaces recomendados: Premios Cine