Banco Santander plantea un máximo de 600 prejubilaciones y 600 bajas incentivadas

El grupo prevé traslados forzosos por el cierre de 450 oficinas y ajustes en otras 1.000 n Los sindicatos exigen que las medidas sean voluntarias

07.04.2016 | 00:57

El ajuste de red en el Santander será "inminente". Ya lo justificó la pasada semana, con la carta remitida a los trabajadores para adelantarles la necesidad de una reestructuración que permita ganar "eficiencia" para el crecimiento del grupo "en la próxima década" ante el desplome de la rentabilidad por la situación económica y el avance de las plataformas tecnológica. Y en eso insistían ayer sus responsables durante la primera reunión con los sindicatos para detallar el impacto de las medidas. El banco quiere cerrar este año entre 425 y 450 oficinas y concentrar otras 1.000 pequeñas en sucursales más grandes y tecnológicas, a un ritmo de 350 cada ejercicio hasta 2018. Faltaba saber el impacto en empleo. Será un máximo de 1.200 empleados -el 5% del total-, de los que alrededor de 250 están vinculados a los servicios centrales. La entidad ofrece que la mitad de las salidas sean prejubilaciones y el resto bajas incentivadas. Los representantes de los trabajadores siguen sin entender el recorte y mucho menos que Santander prevea "medidas traumáticas".

Con el recorte de red y el redimensionamiento de oficinas, sobre todo las que cuentan con uno o dos empleados, la entidad intentará inicialmente la recolocación. Para eso, el Santander toma la movilidad geográfica activada durante la absorción de Banesto en 2013, aunque con una ampliación de los destinos de hasta 100 kilómetros -entonces fueron 75- y una compensación que, según los sindicatos, aún no cuantificó. Habrá también "traslados forzosos". El grupo dice que "limitados" y que, a cambio, los afectados recibirán 20.000 euros.

Para el excedente que prevé en la reorganización, las prejubilaciones se abrirían a aquellos efectivos a partir de los 58 años, con el 70% del salario bruto anual. Las bajas incentivadas duplicarían las condiciones actuales que recoge la reforma laboral para los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). En lugar de 20 días con un máximo de un año, Santander estaría dispuesto a pagar 40 días y un total de dos ejercicios.

"Es una primera oferta absolutamente insuficiente", remarca Francisco Villares, responsable de banca en CCOO en Galicia. La entidad, asegura Villares, cuenta con contingente suficiente para que cualquier salida se haga con prejubilación si se baja el límite a los 55 años. En un grupo financiero, "capitalizado y con beneficios", cualquier medida "obligada" para los empleados, "no puede ir adelante". "Lo indispensable -subraya también Javier Castro, de UGT Banca en la comunidad- es que cualquier medida se lleve adelante bajo la premisa de la voluntariedad". "No entendemos que sobre gente", afirma Manuel Valcárcel, representante de la CIG en el Santander. "Tras la fusión con Banesto se dijo que la plantilla estaba dimensionada", remarca.

El arranque de las conversaciones en Santander coincide con la decisión de Unicaja de prescindir de 1.120 empleos en Ceiss, fruto de la fusión de Caja España y Duero. Es un tercio de su personal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

Enlaces recomendados: Premios Cine