El Feijóo más ciudadano

El candidato del PP vuelve a apelar al voto de los simpatizantes del partido naranja para que "ningún sufragio se quede fuera del Parlamento gallego"

23.09.2016 | 14:48

En el PP están seguros de que van a ganar las elecciones por mayoría absoluta, pero no terminan de fiarse. En el penúltimo día de campaña insistieron en el discurso que han repetido en los últimos días de que nadie se quede en su casa el próximo domingo. Alberto Núñez Feijóo realizó ayer en la explanada de Palexco un símil futbolístico con el penalti de Djukic para apelar al voto: "a veces aunque creas que vas a ganar el partido no lo ganas". Minutos antes el presidente del PP provincial, Diego Calvo, tiró de Arsenio Iglesias para mandar un mensaje similar. "No se fiaba, por eso le llamaban el zorro de Arteixo", recordó.

El pasado jueves 8 de septiembre, el candidato del PP a la presidencia de la Xunta abrió la campaña electoral en A Coruña. Fue en los Jardines de Méndez Núñez ante 300 simpatizantes. Ayer, justo dos semanas después, como si quisiese cerrar el círculo, volvió a A Coruña. Esta vez a 500 metros de la primera vez, donde reunió a 2.500 personas.

A falta del mitin de cierre de campaña de hoy en Santiago, Feijóo desgranó ayer, a modo de resumen, los principales argumentos que ha repetido durante los últimos 14 días: solvencia, seguridad, moderación, futuro y, en las últimas jornadas, que los simpatizantes de Ciudadanos apoyen a su partido "para que ningún voto se quede fuera del Parlamento". Solo habían pasado cinco de los 30 minutos de su discurso cuando apeló a los votantes de la formación naranja. Lo volvería hacer en el alegato final.

Antes, la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, había pedido que "no se malgastase el voto" de Ciudadanos y había solicitado el apoyo de "los socialistas cabreados y de los socialistas moderados". Diego Calvo también había requerido el apoyo de los simpatizantes de la formación de Albert Rivera -"debemos concentrar el voto en Feijóo"- y del PSdeG. "Pueden contar con nosotros", proclamó.

Durante su intervención, Feijóo -y no solo por solicitar el voto de los simpatizantes de la formación naranja- tiró de candidato ciudadano, de candidato de la calle, de candidato cercano, como cuando reconoció: "Yo soy Alberto Núñez Feijóo, para lo bueno y para lo malo" o "yo no soy ninguna incógnita ni ninguna sorpresa". O cuando proclamó que no pretendía ser "el salvador de nadie, sino el servidor de todos". O cuando se sinceró y reveló que lamentaba "que vaya finalizando esta campaña electoral".

Alternando el gallego y el castellano, sobre todo cuando sus palabras podrían tener repercusión nacional y aparecer en los telediarios, el candidato popular recordó lo que la Xunta había realizado en los últimos años en A Coruña, como la Tercera Ronda "que permite a un coruñés ir en una vía de alta capacidad desde la playa de Riazor hasta Madrid sin un semáforo", la ampliación de Urgencias del Chuac -"de 900 a 4.000 metros"- o la construcción de la autovía da Costa da Morte. También prometió la construcción de la pasarela entre Marineda City y A Grela, el saneamiento completo de la ría de O Burgo o un nuevo centro de salud en Juan Flórez.

En esa idea del penalti de Djukic y de evitar triunfalismos, Feijóo pidió a los suyos en su alegato final que utilizasen el boca a boca en estos últimos días de campaña. "Os pido que habléis con la gente que conozcáis, con los vecinos y que le preguntéis cuándo había mejores perspectivas de futuro hace cuatro años o hoy, o qué formación es capaz de ofrecer el lunes después de las elecciones un Gobierno o si prefieren la moderación o la crispación y el sectarismo", remató.

Por último, durante una entrevista en la Cadena Ser, Feijóo aseguró, sobre el proceso independentista catalán, que no se puede "negociar con la pistola del separatismo sobre la mesa". Instantes después, el líder de PDC en el Congreso, Francesc Homs, pidió una rectificación pública al presidente gallego. Homs exigió no criminalizar a los independentistas, porque siempre han destacado por su pacifismo y democracia: "No vale todo, señor Feijóo. Si eres capaz de relacionarte con gente muy rara, tú sabrás", pero intentar mezclar el independentismo catalán con las pistolas es más que desgraciado, finalizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine