PP y PSdeG se proponen frenar el empuje de los emergentes a un año de las autonómicas

Populares y socialistas necesitan contener el avance de C's y En Marea de cara a 2016 - El BNG se juega su relevancia como actor político en el futuro Parlamento gallego

04.12.2015 | 15:21

Frenar el empuje de los emergentes. Este parece ser el reto que más acucia a PP y PSdeG en el arranque de la campaña electoral en Galicia, y además con la vista puesta en las elecciones autonómicas del próximo año. La publicación de la encuesta del CIS horas antes del pistoletazo de salida en la carrera hacia las urnas marcará el devenir de las próximas jornadas.

El peligro del PP gallego no procede de las filas socialistas, sino de la irrupción en la escena electoral de Ciudadanos que, sin candidatos conocidos y sin estructuras e incluso tocado por decenas de expulsiones en la comunidad puede tener opciones de irrumpir en la escena gallega por la ola a nivel estatal. El partido de Albert Rivera puede acceder al caladero de votos del PP gallego y pone en peligro la hegemonía de los populares entre los electores del centro derecha, en la antesala de las elecciones autonómicas.

El PSdeG no teme en esta contienda al PP, en pleno desgaste tras cuatro años de gestión de la crisis económica. Los socialistas gallegos se juegan el liderazgo de la oposición en Galicia y partir con ventaja de cara a los comicios gallegos y quien se lo puede disputar es En Marea, la coalición de Podemos, las mareas, Anova y EU.

Socialistas y nacionalistas deben contener el empuje de los partidos emergentes que sin pasado y en consecuencia sin errores de gestión arriesgan más en sus propuestas y se presentan como la auténtica renovación y cambio.

El 20-D será clave para el futuro del BNG, que esta ocasión concurre bajo las siglas de NÓS-Candidatura Galega. Puede desaparecer de las Cortes, tras dos décadas defendiendo los intereses de Galicia, y sumirse en una nueva crisis. La formación frentista, que ahora es la cuarta fuerza de la Cámara autonómica, se ha visto sobrepasada por la fuerza de las mareas, proyecto impulsado entre otros por su exlíder Xosé Manuel Beiras, Podemos e EU. Su negativa a sumarse a un proyecto, no exclusivamente nacionalista, le puede costar su marcha del Congreso y ahondar en su declive. El BNG, tantos años pisando la moqueta, no de los despachos del poder, pero sí de la política, se ha visto contagiado por el rechazo a los partidos tradicionales. Se le ve como uno de los de siempre.

El mapa electoral gallego puede renovarse con En Marea, con opciones firmes de irrumpir desde Galicia en el Congreso e incluso formar grupo parlamentario propio, y con Ciudadanos. Los dos sacan a la palestra a una nueva generación de políticos. Son novatos, inexpertos, desconocidos para la opinión pública, pero aportan frescura e ilusión. Ese puede ser su gancho.

El 20-D puede ayudar a En Marea y Ciudadanos a coger ventaja de cara a las autonómicas, por ello Feijóo y Besteiro no se dejarán la piel en la campaña solo para ayudar a Rajoy y Sánchez a obtener el mejor resultado. Ya piensan en las elecciones autonómicas y en esta ocasión, con un resultado tan incierto, con más autores en escena y un elevado porcentaje de electores indecisos, saben que tienen que esforzarse más que nunca. La precampaña de las autonómicas en el fondo ya empezó a calentar motores.

►PP. El Partido Popular arrancó la campaña electoral ayer en Galicia, con alabanzas a su cabeza de cartel, Mariano Rajoy, cuya única ambición es "la recuperación económica de España" y no "su imagen", y ataques a los "nuevos por la soberbia de quien nunca ha hecho nada". Feijóo lanzó este mensaje desde A Coruña, la ciudad elegida para empezar a pedir el voto. Para el presidente de la Xunta, solo su partido puede garantizar que España siga creciendo y creando empleo para consolidar su recuperación y que ésta "llegue a todas las familias". Para Feijóo, el 20-D solo hay dos opciones con posibilidades de detentar el poder, el PP o el PSOE, y en consecuencia la alternativa a los populares es poner el país en manos de quienes condujeron a España al borde del rescate.

►PSdeG. "Todo voto que no sea socialista, será un voto para que Mariano Rajoy siga en el Gobierno de España". Con este lema arrancó la campaña electoral el líder del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, quien eligió para la pegada de carteles Ourense. Allí pidió a los suyos captar a los indecisos, que según el CIS, alcanza más del 41% de ciudadanos que tiene decidido ir a votar el día 20. "Son mayoría los que quieren que el PSOE gane las elecciones para formar gobierno, pero en nuestras manos está que se deseo se transforme en votos, en apoyo electoral", argumentó.

►En Marea. La coalición vaticinó ayer un "cambio que no hay quien pare". La pegada de carteles de sus dos primeros candidatos de la lista coruñesa, Antón Gómez-Reino (Podemos) y Yolanda Díaz (EU), tuvo lugar en la plaza de Mazarelos de Santiago. "Estamos aquí para hacer política, pero cambiando la forma de hacerla", profetizó el primero, que aseguró que colocarán "la gente siempre por delante" con iniciativas que apostarán por la "sostenibilidad" y no " por burbujas inmobiliarias". "Vamos a Moncloa a echar a las mafias de las instituciones para llenarlas de dignidad", espetó Díaz.

►BNG. Aunque el portavoz nacional del BNG ha decidido mantenerse en segundo plano para dejar el protagonismo a los candidatos de NÓS-Candidatura Galega, pocas horas antes de arrancar la carrera electoral, Xavier Vence vaticinaba "una campaña dura" y reivindicaba que la plataforma en la que concurren a los comicios es la "única que puede dar voz propia a Galicia en Madrid". "Es una candidatura de país y de obediencia gallega", destacó ayer durante el reparto publicidad electoral en Lalín acompañado del alcalde, Rafael Cuiña, de Compromiso por Galicia.

►Ciudadanos. "Hay más ganas de cambio que miedo al cambio". Este fue el mensaje lanzado ayer desde Ciudadanos. Desde la formación liderada por Albert Rivera aseguran que "luchan para ganar" y que "la victoria está al alcance".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine