Sánchez pide votar "con sentidiño" para blindar la educación y la sanidad pública

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno reprocha a En Marea anteponer "los intereses particulares de Pablo Iglesias" en lugar de apostar por los gallegos

17.06.2016 | 02:41
Pedro Sánchez durante un improvisado mitin, ayer, en Pontevedra.

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió ayer en Vigo que los gallegos vayan a votar el próximo 26 de junio "con sentidiño" para proteger los servicios públicos como la sanidad y la educación. "Votar sí al PSOE es votar sí al cerco y no al abandono del sector pesquero por parte del PP y también es votar sí al sector lácteo, al medio rural y no a la despoblación que sufre Galicia", incidió el socialista ante un millar de personas.

Sánchez recordó que su programa electoral para las elecciones del pasado 20 de diciembre incluía acabar con la fábrica de Ence en la ría de Pontevedra y apostar por el sector pesquero entre otras medidas para Galicia, pero señaló que En Marea las desechó porque en lugar de votar por "los intereses de los gallegos" lo hizo en favor "del interés particular de Pablo Iglesias".

Al líder de Podemos le recriminó no haber apoyado a un presidente socialista después de que ayer mismo Iglesias dijese que José Luis Rodíguez Zapatero ha sido el "mejor presidente de España" y que consulta con él temas de relevancia. Además puso en duda su credibilidad ya que cuando está con la secretaria general de su partido en Andalucía, Teresa Rodríguez, es anticapitalista, y cuando se reúne con él, socialista. "No la usará, pero le encanta cambiar de chaqueta", bromeó.

El líder apeló al sentimiento de la Transición para reclamar el voto de aquellos socialistas que ahora se sienten "frustrados": "Os digo que hoy hay más razones que nunca par votar al partido socialista el 26 de junio". Garantizó además a aquellos desencatados con las coaliciones que si le votan no les fallará.

A pesar de que los últimos datos del CIS muestran que el PSOE podría perder fuelle en Galicia, quedándose como tercera fuerza más votada -cinco escaños- y dejando paso a En Marea -siete escaños- Sánchez mostró su confianza de que "los españoles y los vigueses" digan "sí al cambio y al partido socialista".

Además de en Vigo, el socialista visitó por la mañana Pontevedra, donde realizó un mitin improvisado a las puertas del café Moderno. Allí avanzó, al igual que en la ciudad viguesa, algunas de sus propuestas como la implantación de un ingreso mínimo vital, la derrogación de la reforma laboral, el aumento presupuestario en educación o la protección de la sanidad. Además acusó tanto al PP como a Podemos de hacerle "la pinza" bloqueando su investidura. También acudió a Villagarcía, donde, sin convocatoria de medios de comunicación, continúo con la campaña puerta a puerta.

Antes del mitin en Vigo, Sánchez generó una expectativa inusitada en su visita a Pontevedra. El pequeño paseo que dio por algunas de sus calles se convirtió en un auténtico asedio de vecinos, simpatizantes y también periodistas que buscaban saludar al líder socialista, sacarse un foto con él o comprobar, como hicieron un par de señoras de ya cierta edad, "que es más guapo en vivo que en la tele", tal y como comentaron emocionadas entre ellas. La plaza de San José, en pleno centro de la ciudad, era un hervidero, entre otras cuestiones, porque el local elegido por el PSOE para el acto de Sánchez en Pontevedra se quedó pequeño de aforo para albergar a todos los simpatizantes que querían escucharle. Esto obligó al candidato socialista a dar un pequeño mitin improvisado para todos los que se quedaron fuera del café Moderno.

Se subió al conjunto escultórico de la plaza y ante las estatuas de intelectuales como Castelao, Paz Andrade, Bóveda, Casares o el violinista Manuel Quiroga, Sánchez pronunció un pequeño discurso en el que instó a los pontevedreses a acudir a votar para poner "punto y final" a cuatro años de gobierno de un "previsible" Rajoy. "Y es que si sigue gobernando, previsiblemente habrá recortes, injusticia, seguirán con la reforma laboral y seguirán los casos de corrupción", vaticinó el líder de los socialistas entre los gritos de "presidente, presidente".

Una vez ya en el café Moderno, el PSOE centró el acto en las políticas que los socialistas plantean para el sector pesquero y agroganadero. Antes que Sánchez, el candidato del PSdeG a la presidencia de la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, señaló que Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo "miran hacia otro lado" mientras el sector primario gallego "se viene abajo", por lo que destacó la "importancia" de que el líder socialista sea el próximo presidente. Un gobierno del PSOE -afirmó- ofrecerá políticas "centradas en la gente", apostando por los productores frente a las industria y apoyará a las cooperativas agrarias con medidas que generen "valor añadido y empleo".

El candidato socialista recordó los 137 años de historia del PSOE. Se comprometió con los autónomos a que coticen solo según sus ingresos y a aprobar una ley de igualdad salarial, además de atacar el paro de larga duración, sobre todo el que afecta al género femenino. Auguró un futuro presidente de la Xunta socialista pero antes pidió a los gallegos "salir a votar para ser la primera fuerza y tener gobierno y cambio".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine