Pablo Iglesias | Candidato de Unidos Podemos a la presidencia del Gobierno

"Si sacamos más votos que los socialistas, les pediremos la presidencia del Gobierno"

"Tras el 26-J solo habrá dos opciones: o gobierna el PP o hay un ejecutivo con Podemos; el PSOE tendrá que elegir". "Cuatro años más de Rajoy supondrían más empobrecimiento y más emigración", apunta Iglesias

19.06.2016 | 11:29
El candidato a la presidencia de Unidos Podemos, Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias (Madrid, 1978) afronta justo dentro de una semana uno de los días más importantes de su vida. Con el viento demoscópico rolando a su favor, el aspirante de Unidos Podemos tiene más cerca que nunca la posibilidad de presidir un gobierno de izquierdas. Y lo sabe. Por ello tiende la mano al PSOE y le advierte de que sus votantes no le perdonarían que, por acción u omisión, permitiera cuatro años más de Rajoy. Reniega de Ciudadanos y acusa al PP de empobrecer España.

–Los sondeos dan por hecho que darán el sorpasso al PSOE y se acercan sobremanera al PP. ¿Ve factible que Unidos Podemos sea la fuerza con más votos el 26J?

–Es un desafío. Con las encuestas siempre hay que ser prudente, pero parece que la tendencia generalizada y que todo el mundo reconoce hoy es que somos la alternativa política más viable para ganar las elecciones al PP. A nosotros se nos dan bien las remontadas y creemos que tenemos posibilidades de ganar las elecciones.

–De confirmarse esos resultados, ¿Pablo Iglesias reclamaría la presidencia en las negociaciones que entablaría con los socialistas?

–Si fuéremos los primeros o los segundos, lógicamente.

–Las conversaciones entre ambas formaciones encallaron tras el 20-D. ¿Por qué? ¿Qué falló?

–Nosotros fuimos muy claros desde el principio apostando por un gobierno de coalición progresista, que es una realidad ya en algunos de los principales ayuntamientos de España, donde el PSOE nos ha apoyado a nosotros. Y hay comunidades en las que nosotros les hemos apoyado en la investidura, como en la Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón, Extremadura, Castilla-La Mancha. Ojalá hubiéramos podido encontrar un acuerdo de las mismas características, porque los números daban. Desde luego, mucho más que el pacto de Ciudadanos con el PSOE. Pero se equivocaron en una vía que ellos mismos definieron como las nuevas generaciones del PP, donde les impusieron su programa. Y creo que después de las elecciones del día 26 sólo va a haber dos opciones: o sigue gobernando el PP o hay un gobierno con Podemos. El PSOE va a tener que elegir. Nosotros esperamos que elijan gobernar con nosotros.

–El PSOE dice que todo formaba parte de una estrategia premeditada de Podemos para celebrar una segunda vuelta electoral. De hecho, aún se acuerda de la rueda de prensa que ofreció usted mientras Pedro Sánchez hablaba con el Rey, en la que reclamó la vicepresidencia, varios ministerios y el CNI.

–Nosotros fuimos institucionales a comunicar la primera propuesta al jefe del Estado. Los gobiernos de coalición son así. En la Comunidad Valenciana, el presidente es del PSOE y la vicepresidenta, de Compromís. Cuando el PSOE gobernó en Galicia con el BNG el presidente lo ponían ellos y el BNG, la vicepresidencia. Los gobiernos de coalición son así.

–¿Y teme que ahora el PSOE pueda devolverle esa negativa?

–Creo que los votantes del PSOE no le perdonarían facilitar que el PP siguiera gobernando. Eso es lo que desean algunos sectores poderosos y
algunos dueños de periódicos. Si los socialistas hicieran eso marcaría un antes y un después en la historia de España.

–¿Qué supondrían para España unas terceras elecciones?

–No creo que se dé esa circunstancia.

–Antes ha introducido usted a Ciudadanos. ¿Su partido y el de Rivera son antagónicos? ¿Podrían llegar a acuerdos?

–A lo mejor en cuestiones que tengan que ver en cambios del sistema electoral o en medidas de regeneración, sí se podría. Pero creo que por desgracia se han revelado como el bastón del PSOE más viejo, el de los ERE de Andalucía y del PP más corrupto, como por ejemplo en la Comunidad de Madrid.

–¿Qué supondrían cuatro años más de Rajoy en Moncloa?

–Más empobrecimiento, más precariedad laboral, más emigración... Sería muy malo para nuestro país.

–En todo este tiempo, ¿en qué se ha equivocado el Ejecutivo del Partido Popular?

–No hay que hablar tanto de opiniones, como de datos. Ha disminuido la población activa y las afiliaciones a la Seguridad Social, la deuda está por encima del PIB... Este es un dato llamativo. Nos acusaban a nosotros de no pagar la deuda y sin embargo en los ayuntamientos en los que gobernamos la hemos reducido. Y el PP ha elevado la deuda a un nivel histórico y sin precedentes por encima del cien por cien del PIB. Uno de cada tres españoles está en riesgo de pobreza, uno de cada tres asalariados cobra 1.000 euros o menos, 2,7 millones de parados no reciben ninguna prestación... Eso es el PP.

–¿Ha hecho algo bien?

–En términos generales ha suspendido el examen. Si me preguntaras qué ha hecho bien un estudiante para sacar un 3... Es un suspenso.

–Sigue siendo el partido con más apoyos en las encuestas.

–Es revelador que a las fuerzas conservadoras la corrupción les afecte menos. Es algo enormemente preocupante. Sin embargo, creo que las cosas están cambiando. Si no fuera porque la corrupción tiene vinculaciones políticas, Podemos no existiría. Somos el resultado del fracaso de las políticas económicas de corte neoliberal y de la corrupción. Lo que representa el PP respecto a lo que representamos nosotros es incluso un cambio de época. Algo que revela una tensión entre el pasado y el futuro.

–¿Le puede explicar al ciudadano cómo le influye la corrupción en su día a día?

–Por ejemplo, la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia señala que los sobrecostes en la contratación pública que pagan los ciudadanos como consecuencia de la corrupción son 48.000 millones de euros. Imagínese las cosas que podríamos hacer con ese dinero. La corrupción le cuesta a cada ciudadano español al año unos 2.000 euros. Si lo medimos en dinero, lo podemos medir también en camas de hospital, precios de matrículas universitarias...

–Y ustedes, ¿qué proponen para España?

–Lo primero es un cambio en el modelo productivo en España. Apostamos por un plan nacional de transición energética que es una propuesta estratégica para crear empleo y hacer que nuestro país no sea dependiente del petróleo; apostamos por el Corredor Mediterráneo como una manera de entender en términos geopolíticos nuestro papel en Europa como una de las vías de comunicación de transporte más importantes de Europa; apostamos por el I+D+i; apostamos por la producción industrial de alto valor añadido y una reindustrialización del país... Queremos un modelo de país antagónico al que se fundamentó en pelotazos urbanísticos y burbujas financieras, que por desgracia tuvo en el Mediterráneo, para el PP, su laboratorio de experimentación. Ahora creo que desde el Mediterráneo sopla un viento de cambio y modernización muy interesante para nosotros.

–Si alcanzara la presidencia, ¿qué es lo primero que haría?

–Lo primero sería la ley 25, que ya lo convertimos en una Proposición de Ley en el parlamento. Sería una batería de medidas de rescate. Hay que terminar con el corte de suministros básicos, dación en pago retroactiva, es fundamental acabar con el copago sanitario...

–¿Cómo abordaría el problema catalán?

–Lo digo siempre, yo no quiero que Cataluña se vaya de España. Pero pensamos que una consulta en Cataluña es algo favorable y estamos convencidos de que Cataluña siga en España quizá con un encaje constitucional distinto. Somos la primera fuerza en Cataluña por algo y la primera fuerza en Euskadi por algo. Creo que a partir del 26 vamos a ser la primera fuerza en España también.

–¿Entiende el miedo que se ha extendido entre una parte de la población ante su pujanza? ¿Usted lo nota en la calle?

–Al contrario. En la calle noto mucha esperanza. Lo que le da miedo a la gente es el paro, tener que emigrar, que los dependientes no reciban ninguna ayuda, que los parados no reciban ninguna prestación y no llegar a fin de mes. El miedo lo provocan de manera efectiva y material las políticas del PP. Además, eso ha terminado porque nosotros somos una fuerza ya con experiencia de gobierno. Gobernamos en las principales capitales españolas con resultados más que satisfactorios. Madrid y Barcelona, por ejemplo, han mejorado en el ranking de ciudades alternativas a la inversión. Madrid ha reducido su deuda y Barcelona ha sido capaz de acabar con los contratos con empresas que operan en paraísos fiscales al tiempo que aumenta la inversión pública. Somos no sólo una fuerza que puede ganar elecciones, sino que además cuando gobernamos gestionamos mejor.

–¿Puede garantizar que su partido no ha recibido fondos de Venezuela e Irán?

–No solo lo digo yo, sino que lo dice el Tribunal Supremo español. Lo ha dicho hasta cinco veces.

–Esta misma semana el ministro en funciones de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, acusó a su partido de no condenar la violación de derechos humanos en Venezuela. ¿Algo que replicar?

–Condenamos la violación de derechos humanos en todas partes.

–¿Teme que las Mareas gallegas se puedan ir al grupo mixto tras el 26-J o al Mixto como los valencianos?

–Es una decisión que respetaremos siempre. Preferiríamos que trabajaran con nosotros en el grupo confederal a pesar de que vamos a defender otra vez la necesidad de que se reconozca el grupo valenciano, el catalán y el gallego. Entendemos que el reglamento nos da la razón. Si lo volvieran a impedir, forzando la ley, a nosotros nos gustaría tenerles más cerca pero respetaremos la decisión que tomen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine