En Marea se desactiva en A Coruña

La confluencia de partidos, todavía segunda fuerza en A Coruña, pierde casi 8.500 votos en medio año. El PP celebra cuatro puntos más y el PSOE sube tras el fracaso de las últimas citas

27.06.2016 | 11:18

Los marcos se han movido en las parcelas electorales coruñesas en los últimos seis meses. Desde la convocatoria para elegir a los representantes de los ciudadanos en el Congreso y el Senado de diciembre a la repetición de los comicios de ayer, los vecinos han decidido redistribuir sus apoyos. Para empezar, no todos fueron a sus colegios. Hubo un 71,56% de participación frente al 74,35% de hace medio año. Los dos partidos tradicionales consiguen cambiar de rasante con un 8% más de votos, mientras que En Marea se deja un 18% de apoyos en la ciudad. Retiene el adelantamiento al PSOE, con seis mil votos más

La foto se mueve en A Coruña. El Partido Popular se recompone, el PSOE encuentra suelo a su caída libre de las últimas convocatorias electorales y En Marea fracasa al intentar movilizar a buena parte del electorado que los aupó hace medio año. A diferencia de la revuelta de tuerca de los resultados gallegos, continúa siendo la segunda fuerza en la ciudad pero con 8.466 votos menos que en las generales del pasado diciembre.

Los coruñeses acudieron a las urnas con menos interés que hace seis meses. Votaron ayer 143.255 vecinos en las mesas de los colegios de la ciudad, un 71,56% de los llamados a las urnas y 5.623 personas menos que en la anterior convocatoria (una cifra con el 100% escrutado a cierre de esta edición). El recuento deja igual el podio pero no el reparto de fuerzas y el damnificado de la noche de autos en la ciudad es En Marea.

Su empuje en A Coruña -que contribuyó al adelantamiento al PSdeG-PSOE en la comunidad con 45.759 papeletas en la anterior convocatoria- se ha frenado en medio año, derivando la euforia en preocupación para la fuerza de confluencia, a la que secundó la Marea Atlántica, que ha cumplido un año de gobierno en María Pita.




Haz click para ampliar el gráfico

El empate técnico con el Partido Popular coruñés se deshace en favor de los conservadores y la diferencia se acorta con los socialistas, que han obtenido 2.427 votos más que en el primer intento de Pedro Sánchez por alcanzar la presidencia del gobierno.

Si en diciembre En Marea convencía al 31% de los votantes de la ciudad, el porcentaje ayer descendió a 26,38%. Cuatro puntos y medio menos, una caída ligeramente superior que la de las otras dos ciudades coruñesas en las que también gobiernan partidos de confluencia: -3,2 puntos en Ferrol y -3,8 puntos en Santiago.

Con casi seis mil personas que se quedaron en sus casas respecto al año pasado, los únicos que perdieron votos entre populares, socialistas y En Marea fueron estos últimos. Y de una manera incontestable. Fueron 8.466 papeletas menos (37.446) frente a las 4.110 que sumaron los de Mariano Rajoy y 2.417 más de los de Pedro Sánchez. Ciudadanos, se dejó 1.826 votos en este medio año y el BNG-Nós ahondó en su depresión, como quinta fuerza y con 1.096 papeletas menos.

¿Cómo se reparte la baraja en porcentajes? El PP, que venía de un 31,64%, recaba el 35,96. El PSOE, que venía del 19,6% sube al 22,18%. Y En Marea dice adiós al 31% para toparse con un 26,38. Esto supone que En Marea extravía más de un 18% de los votos, al tiempo que los partidos tradicionales restauran una parte del desmoronamiento precedente: los populares crecen un 8,7% y los socialistas un 8,3%.

El Partido Popular puede tomar aire en la ciudad después haber visto erosionada su supuesta infalibilidad con del debilitamiento sufrido entre 2011 y 2015. En 2011, la marea azul había sido una apisonadora con 63.242 apoyos recolectados, cerrando un triplete de las autonómicas que encumbraron a Alberto Núñez Feijóo, y de la primera mayoría absoluta, y por lo tanto la Alcaldía, en el motor económico de Galicia.

En 2011 hicieron un agosto del 45,52%, un resultado histórico en la ciudad que menguó estrepitosamente hasta el 31,43% cuatro años después (46.705, casi 20.000 votos menos en las urnas de la ciudad). Con un gobierno en funciones en Madrid y como grupo de la la oposición en A Coruña desde que Carlos Negreira perdiese cuatro ediles de una sola sentada, pueden celebrar un cambio de rasante: 35,87% y 49.626 avales.

El PSOE sigue siendo tercera fuerza en A Coruña pero después de varias convocatorias cuesta abajo y sin freno, ponen tope a su caída. Festejan el haber aportado 31.354 votos a su partido y obtenido el apoyo del 22,26% de la población herculina, frente al 19,6% de la cita de seis meses atrás para elegir a los representantes de la Cámara Baja, algo que ellos interpretan además como un apoyo a su labor de oposición. En la Cámara Alta, a nivel provincial, celebraban la casi segura recuperación del senador que habían perdido en favor de En Marea.

En la ciudad, les separan seis mil votos de En Marea, pero son bastante menos que los casi 17.000 del año 2015 y los 14.964 de las elecciones municipales de mayo, en las que una fuerza debutante dejó atrás a la agrupación que presumió durante años en A Coruña de mayorías absolutas impermeables.

El resultado permanece también muy lejos del poderío electoral que daba brillo al PSOE coruñés en Galicia y el España. Sus 31.354 votos de ayer son menos de la mitad de los 67.302 que alimentaron la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008 y a los 43.415 de los comicios de 2011 en los que arrasó Mariano Rajoy.

Por la parte baja del cuadro, también el podio sigue igual y Ciudadanos se confirma como cuarta fuerza, al tiempo que se perpetúa el hundimiento de los nacionalistas. Ciudadanos, que continúa instalado en A Coruña en las crisis internas y con cambio forzado de candidato, logra menos apoyos. En diciembre reunía 16.679 papeletas, lo que suponía un 11,3% de los sufragios emitidos por los coruñeses. En la cita de ayer, fueron 14.853 papeletas y un 10,51%. Además, los de Albert Rivera perdieron en la provincia al único diputado que habían conseguido para el Congreso de los Diputados en Galicia.

No hay sorpresa para los nacionalistas del BNG-Nós, tampoco en la ciudad de A Coruña, donde se estanca como quinta fuerza a pesar de recuperar sus siglas. Bajan incluso una cantidad considerable de papeletas: de 4.190 a 3.094, de un 2,84% a un 2,19%. Es un tercio de los votos de 2011, cuando los sustentaron 13.531 coruñeses, casi uno de cada diez electores del censo municipal, abonando el terreno para conseguir los dos diputados que se sentaron en el Congreso entre 2011 y 2015, uno por la provincia de A Coruña y otro por la de Pontevedra.

La ciudad en el Senado

Uno de los alivios del PSdeG cosechados ayer fue el haber recuperado el senador que perdió en favor de En Marea en diciembre de 2015. José Manuel García Buitrón, que comenzó su carrera política en el ámbito local y en las filas socialistas de la mano de Javier Losada, se despide de su efímero escaño, en el que se sentará el socialista ferrolano Ángel Manuel Mato, si se confirma el resultado reflejado por la web del Ministerio del Interior a cierre de este edición.

En la ciudad, los candidatos del PSOE no adelantan a dos de los tres de Podemos-En Marea-Anova-EU (escrutado el 99,51% de los sufragios). El Partido Popular mantiene los tres representantes que consiguió hace medio año: Paula Prado obtiene un 35,93% y 49.286 papeletas; su compañera María Aparicio llega a los 47.835 votos (34,87%); y José Luis Torres Colomer acumula 47.600 apoyos. Los siguientes son José Manuel García Buitrón e Iria Otero Romero, de En Marea, con 36.415 y 33.343 papeletas respectivamente. Se cuela el socialista Ángel Manuel Mato, con 31.365 votos, antes que Andrés Seoane (En Marea), con 29.633. Le sigue María Debén (PSOE), con 28.460.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine