Insólito despliegue policial para detener a seis ´indignados´ en Barcelona

 01:28  
Furgones policiales rodean la Ciutat de la Justicia, ayer en Barcelona. / ep
Furgones policiales rodean la Ciutat de la Justicia, ayer en Barcelona. / ep 

EFE | BARCELONA Un insólito despliegue policial nunca visto en la plácida Ciutat de la Justícia, con decenas de mossos armados hasta los dientes y cubiertos con pasamontañas, tomó ayer el bar de los juzgados para detener, por orden de la Audiencia Nacional, a seis indignados que, acompañados por sus abogados, se habían entregado a la justicia.

Los jóvenes formaban parte de un grupo de una decena de imputados por los actos de acoso a diputados del Parlament que decidieron presentarse en el juzgado de guardia de Barcelona para ponerse a disposición de la Audiencia y evitar así correr la misma suerte que los diez detenidos hasta ahora, que fueron llevados esposados a comisaría y encerrados en el calabozo hasta que se les dejó libres.

De nada les valió la estrategia jurídica: decenas de antidisturbios los sorprendieron en la cafetería de la Ciutat de la Justicia, donde permanecían en espera de una respuesta de la Audiencia, y los detuvieron, para estupor de jueces, fiscales y funcionarios que en esos momentos estaban almorzando en el bar de los juzgados.

Enlaces recomendados: Premios Cine