EN DIRECTO
Cumbre iberoamericana

Zapatero se despide orgulloso por la ayuda a Latinoamérica

En su última intervención, el presidente ha dejado claro que España tiene que seguir apostando por la reducción del déficit

 17:19  
Zapatero en su última cumbre iberoamericana
Zapatero en su última cumbre iberoamericana Reuters

EFE/ASUNCIÓN El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha despedido de las cumbres iberoamericanas orgulloso de que se haya aumentado notablemente la ayuda de España a América Latina y garantizando que quien le sustituya mantendrá el mismo compromiso con la región.

Zapatero ha intervenido ante el plenario de la cumbre iberoamericana de Asunción y él mismo ha recordado que será la última a la que asista, ya que abandonará el cargo tras las elecciones generales del 20 de noviembre.

"Para mí ha sido un honor conocer mejor a América Latina, a sus ciudadanos y a sus dirigentes; ha sido un honor llegar a estas cumbres y decir que España ha más que duplicado la ayuda y la cooperación a esta tierra para que los horizontes de igualdad y desarrollo sean más eficaces", ha señalado.

Además, ha garantizado que la persona que le sustituya al frente del Gobierno español mantendrá el mismo compromiso con Iberoamérica y con el sistema de cumbres.

Un prolongado aplauso de los líderes iberoamericanos ha acogido sus últimas palabras en el plenario: "Me tendrán a su disposición ya no como presidente del Gobierno, sino como un ciudadano latinoamericano que me sentiré toda la vida".

Previamente, Zapatero ha invitado a hacer una reflexión sobre la labor de las cumbres iberoamericanas al cumplirse los veinte años de su existencia y ha llegado a la conclusión de que han sido un acierto histórico.

Un acierto del que ha dicho que ha sido testigo fundamental el rey Juan Carlos, ya que es el único que ha asistido a todas las cumbres y, según Zapatero, tiene una vocación infinita hacia Iberoamérica.

"España, toda España desea subrayar y reafirmar también su vocación iberoamericana", ha recalcado antes de asegurar que España "escucha y aprende" en estas cumbres y de recordar que la próxima será en Cádiz coincidiendo con la conmemoración del bicentenario de la Constitución de 1812.

Como muestra del compromiso con Latinoamérica, el presidente del Gobierno ha recordado que en el presente año la ayuda a la cooperación por parte de España ha ascendido a 1.700 millones de dólares.

Zapatero ha repasado los grandes cambios que ha vivido el mundo y esta región en particular en los últimos veinte años y ha destacado entre ellos el fenómeno de la globalización y el hecho de que muchas decisiones que afectan a los ciudadanos no se toman en sus respectivos países, sino en organismos internacionales o uniones de estados.

Ha invitado también a hacer todo lo posible para que los estados sigan creciendo con músculo y eficiencia.

Intervención en el plenario

Por otra parte, Zapatero, ha dejado claro que España tiene que seguir apostando por la reducción del déficit y no puede cambiar su rumbo, pero ha pedido a los países "que tienen margen" que pongan en marcha planes de estímulo urgentes para relanzar la economía global.

Zapatero ha resumido los acuerdos alcanzados por la UE el pasado miércoles, "el plan más ambicioso que Europa ha conocido" para hacer frente a la crisis de la deuda soberana.

Ha confiado en que ese plan, junto a las medidas que se adopten la próxima semana en el G20, permitan superar las "alarmas y luces rojas" de los últimos meses y restaurar la confianza, clave para que la economía no se detenga.

Las instituciones y los países europeos, ha asegurado Zapatero, afrontan la crisis de su deuda soberana conscientes de su responsabilidad no sólo con sus ciudadanos, sino con el conjunto de la economía global.

"Sabemos que si no acertamos y tenemos fortaleza en la respuesta, puede originar un efecto muy negativo en toda la economía mundial y, por supuesto, en Latinoamérica", ha alertado.

El jefe del Ejecutivo español ha reconocido que se trata de una crisis "grave, la más seria que ha afrontado Europa desde la Segunda Guerra Mundial", pero ha recordado también que tiene sus orígenes en la crisis financiera originada en 2008 en Estados Unidos.

Tras años intentando dar respuestas y tomar decisiones, las medidas acordadas el miércoles por los socios europeos garantizan la existencia de fondos que actuarán como un "cortafuegos" para evitar la amenaza de contagio de la crisis de Grecia, ha manifestado.

El "gravísimo" problema de deuda que representa este país ha exigido al resto de socios europeos poner a su disposición ingentes recursos, ha explicado a los miembros de la comunidad iberoamericana reunidos en Asunción, donde también están presentes las máximas autoridades portuguesas.

Zapatero ha confiado en que los esfuerzos de la UE, junto a los que se cierren en la cumbre del G20 que se celebrará en Cannes (Francia), devuelva la confianza de los mercados.

Una confianza que exigirá a países como España mantener sus políticas de austeridad.

"Los países que tenemos que seguir apostando por la consolidación fiscal no podemos cambiar nuestro rumbo, pero los países que tienen margen para incentivar la actividad económica tienen que adoptar planes de estimulo urgentes, si no la economía mundial se verá globalmente afectada", ha advertido.

Enlaces recomendados: Premios Cine