EN DIRECTO

Marruecos amaga en Perejil

 03:38  

J.L. NAVAZO Una causalidad más? Porque además de la cercanía de la próxima Reunión de Alto Nivel (RAN) prevista para primeros de octubre en Rabat, el último sainete del islote de Perejil el pasado domingo se desencadena veinticuatro horas antes de que una importante delegación de periodistas marroquíes aterrice en Madrid para, en una intensa visita de tres días, promover el "conocimiento mutuo" (sic) ante responsables políticos y sobre todo de los principales medios de España.

Supongo que los colegas de allende el Estrecho darán detalles de la detención en julio, en la populosa Casablanca, de seis jóvenes del movimiento del 20-F tras manifestarse pacíficamente, así como de su reciente y arbitraria condena a bastantes meses de prisión; o la burda manipulación de la televisión del Majzén, el jueves13, del encuentro en Washington sobre el Diálogo Estratégico Marruecos-Estados Unidos (traduttore traditore), poniendo en boca de la secretaria de Estado norteamericana la populista y conveniente expresión "Sáhara marroquí", cuando Hillary Clinton había utilizado como es habitual en la diplomacia internacional la expresión "Sáhara Occidental". Testigo fue el ministro de Exteriores El Othmani, quizás la mejor baza del gobierno marroquí.

Días antes y en un su blog de un diario de tirada nacional, mi amigo Ignacio Cembrero (con el que poco antes había hablado en profundidad sobre ello) opinaba textualmente: "Los islotes españoles para Marruecos a cambio de una frontera civilizada para Ceuta y Melilla". Cembrero, un profesional que conoce bien la realidad magrebí, lanza sin bajar la guardia una idea interesante, documentada y desde luego respetable pero que, como le aduje en todo caso, "no serviría de nada", peor aún: solo iba a envalentonar a nuestros complicados vecinos del sur además de que, pasados unos años, ¿qué íbamos a "negociar"?: saldar otro trozo de soberanía, Ceuta y Melilla por ejemplo... ¿a cambio de conservar por un tiempo las Canarias?

Porque el Reino de Marruecos, además de su magia y encanto, comparte con los nacionalismos asimétricos hispanos el síndrome de la voracidad: ambos son insaciables. Y a la historia me remito. Análisis que dejo para su valoración a intelectuales orgánicos, muy queridos en Marruecos, ellos sabrán por qué, como Rosa de Madariaga y Bernabé López, éste último por cierto mentado el viernes pasado en Alhucemas por el senador Yahya Yahya, al argumentarme que "Hay especialistas españoles (como el citado) que opinan que Ceuta y Melilla son marroquíes". Punto pelota.

Por lo demás, parece interesante recapacitar sobre la jactanciosa y delirante "ocupación temporal" del islote de Perejil por un "comando" del senador Yahya Yahya. A las 21.00 hora marroquí (una menos que en Ceuta y el resto de España), el jefe de operaciones Said Chramti aun afirmaba, telefoneándome presuntamente desde Tánger "antes quizás de ir a Rabat", que sí, que habían entrado, habiéndome remitido como "prueba" las fotos de cinco bañistas en las cercanías. Conozco perfectamente la cala del islote y el islote mismo, los 200 metros que hay entre éste y la costa, he accedido varias veces bien desde Beliones, bien desde la playa de Wadi Marsa e incluso forzado por las circunstancias, a finales de los años noventa, compartí una excelente lata de ternera neozolandesa con té y pan, recién horneado por la hospitalaria guarnición marroquí de Fuerzas Auxiliares allí destacada. El domingo volví a acercarme y ni rastro de Yahya o Chramti. La Gendarmería Real por tierra y la Guardia Civil por mar peinaron la zona (incluso exploraron el islote) y allí no estuvo nadie. "Ualu", nada. ¿A qué jugó entonces el Comité, sometiéndose al descrédito...? Esa es la cuestión.

Veamos dos hipótesis: la primera, con un Yahya Yahya autónomo como él afirma que intentó la "ocupación" pero al final no le dejaron. No me lo creo. Más plausible es que el senador fue utilizado por quien mueve los hilos para sondear la respuesta española ante un eventual forzamiento de la ruptura, de un modo u otro, del statu quo vigente. La acción mediática en Perejil está preñada de simbolismo. Y supone desde luego otro aviso cara a la RAN. En este caso, el Comité fue manejado para amagar y no dar, quemándolo en cierta forma. También parece que empiezan a filtrarse en Marruecos órdenes contrapuestas: mientras las Fuerzas Auxiliares y Gendarmería se esfuerzan por cumplir sus obligaciones, parece que desde más arriba alguien intenta tejer un entramado que fuerce la próxima ronda de negociaciones con España. O desde el vértice del poder se manejan dos estrategias paralelas. Esto lo que hay.

  HEMEROTECA

Sigue las noticias de A Coruña en:

FacebookTuentiYoutubeTwittertwitter deprotesFlickr Google plus
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
CONÓZCANOS: CONTACTO | LA OPINIÓN A CORUÑA | LOCALIZACIÓN | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinióncoruña.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Adaptado a la Ley de Protección de Datos por
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya