Un sindicato policial asegura que Corinna tenía escolta oficial y que el CNI la protegía

El director del servicio secreto explicará, en una comparecencia secreta en el Congreso, el nexo con la aristócrata, que habría vivido durante cuatros años en una residencia con entrada desde Zarzuela

06.03.2013 | 09:15
El rey Juan Carlos besa a la noble alemana en un acto público. / loc
El rey Juan Carlos besa a la noble alemana en un acto público. / loc

Una juez de Madrid pregunta al fiscal si debe actuar contra la noble alemana, amiga íntima del Rey

El Sindicato Unificado de Policía desveló ayer que la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein "tenía escolta" oficial durante el tiempo que vivió en Madrid y que el Centro Nacional de Inteligencia "le daba protección". El director del CNI, Félix Sanz, informará el día 19 en la comisión de secretos oficiales del Congreso sobre los vínculos de la amiga del Rey con el propio CNI.

El responsable de comunicación del SUP, José María Benito, aseguró que guardias civiles adscritos al CNI eran los encargados del servicio. El portavoz añadió que "no es nada raro" que llevara escolta alguien cercano a la casa real como Corinna, que según dijo ella misma hace unos días, ha prestado importantes servicios al Estado.

"Cuando se trata de proteger personalidades nunca se dice su nombre, sino que se usa una especie de palabra clave o nombre figurado" que en el caso de Corinna era Ingrid, aclaró Benito. El portavoz precisó que la llamada amiga del Rey vivió en Madrid, pero no especificó dónde tenía fijada su residencia, aunque puntualizó que los efectivos de seguridad "prestaron servicio en El Pardo en varias ocasiones".

La aristócrata alemana vivió cuatro años (hasta 2012) con su hijo en La Angorrilla, una finca en la zona de El Pardo, con acceso restringido al público y con entrada desde el recinto de La Zarzuela, con protección del CNI, la policía y la guardia civil. A los agentes les llamaba la atención sus caprichos: siempre exigía ser trasladada en automóviles de lujo. Tenía fama de prepotente y arrogante, presumía de saber muchas cosas delicadas y siempre se movía por dinero.

Al final se fue enfadada con la Zarzuela, pero no con el Rey. En alguna ocasión dijo que se se le había tratado adecuadamente. Los servicios de información la tuvieron controlada en todo momento. Uno de sus miembros explicó que el apodo de Ingrid estaba inspirado en su aire nórdico, de piel muy clara, pelo rubio y ojos azules.

Corinna ha desvelado en varias entrevistas en los últimos días que hizo trabajos de relaciones públicas para el Gobierno como relaciones públicas, extremo negado el viernes por la vicepresidenta Sáenz de Santamaría. Ayer fue el titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien a una pregunta del senador Iñaki Anasagasti sobre "la lobbysta alemana", negó que la noble hubiera prestado servicio de tipo confidencial a este Ejecutivo ni al anterior de Rodríguez Zapatero. A tal efecto recordó el desmentido de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Acto seguido fue el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz quien afirmó que "en absoluto las fuerzas de seguridad han realizado este tipo de protección" a Corinna. En cualquier caso, será el director del Centro Nacional de Inteligencia, el general Félix Sanz, quien el día 19 protagonice una comparecencia de carácter secreto en el Congreso para informar de los trabajos "delicados" que la amiga del Rey asegura haber hecho por encargo de los Gobiernos de España.

IU aprovechará la comparecencia de Sanz para aclarar qué trabajos "ha hecho para el Gobierno" o quién se los ha encargado y criticó que la misma sea secreta "porque el pueblo tiene derecho a saber qué papel ha jugado Corinna".

Según elconfidencia.com, la titular del juzgado número 44 de Madrid, María Luisa Lázaro, dirigió el 20 de febrero un escrito a la fiscalía para que le indique si debe actuar contra la amiga del Rey por un presunto delito de usurpación de funciones públicas, castigado con una pena de hasta tres años de cárcel, después de que archivara en junio del año pasado una denuncia por el mismo motivo "hasta tanto no existan nuevos datos que justifiquen su reapertura".

La decisión de la juez se produjo cuatro días después de que Diego Torres, el exsocio de Iñaki Urdangarín, entregase al juez del caso Nóos los correos electrónicos sobre las gestiones de la aristócrata alemana, por indicación del Rey, para que colocase al marido de la infanta Cristina en la Fundación Laureus con un sueldo de 250.000 euros anuales.

La princesa Corinna saltó a la actualidad a raíz del accidente en el que el Rey se fracturó la cadera durante la cacería de elefantes organizada por la aristócrata alemana. Aquel episodio acabó con la petición de perdón de don Juan Carlos ante la polémica generada sobre la conveniencia de su abdicación.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine