El presidente presenta los presupuestos y hace balance Las cuentas

El Gobierno confía a la mejora de la economía la reducción del déficit en 2016

El Ejecutivo central renuncia a más recortes, y costeará el aumento de la inversión, del gasto social y de personal con más ingresos y ahorros financieros

01.08.2015 | 01:02

En los Presupuestos Generales del Estado para 2016, cuyo proyecto fue aprobado ayer por el Consejo de Ministros, el Gobierno fía a la continuidad de la recuperación económica y al mantenimiento de las condiciones financieras internacionales el cumplimiento del objetivo de déficit fiscal del año próximo, que deberá ser del 2,8% del PIB, inferior en unos 14.315 millones al establecido para 2015.

El Ejecutivo plantea, en pleno año electoral, un presupuesto para el ejercicio en la senda de la menor austeridad por la que se está optando desde fines de 2013, lo que está contribuyendo a la recuperación.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, caracterizó el proyecto de presupuesto de 2016 por su "destacado carácter social" -un concepto que reiteró a lo largo de su intervención como proclama política de su acción de Gobierno- y sostuvo que el cumplimiento del exigente objetivo del déficit (2,8%) no se alcanzará "con mayores recortes del gasto público" sino con la mejora recaudatoria inducida por la recuperación económica.

El perfil social del presupuesto de 2016 lo fundamentó en que el 53,5% del gasto previsto (188.130 millones) tendrá esa finalidad: de cada 100 euros que gastará el Estado el año próximo, 39 se destinarán al pago de pensiones y se actualizarán por tercer año consecutivo con el mínimo previsto por la ley: 0,25%; siete, al desempleo; y ocho, a otros gastos sociales. A eso se suman otros 14 de aportaciones a las comunidades autónomas y cuya finalidad es sostener servicios básicos y esenciales. Según el Gobierno, el gasto social aumentará el 3,8% respecto a 2015, aunque otras interpretaciones, como la del Ejecutivo socialista andaluz, aseguraron que en realidad los desembolsos con fines sociales se recortan el 0,4%.

Aunque el detalle del presupuesto se conocerá el martes, Rajoy prometió ayer un aumento de las partidas en investigación civil, financiación de la Ley de Educación, cooperación internacional, fomento del empleo, ayudas a familias y dependencia. El gasto en personal público aumentará el 4,9%: el salario de los funcionarios crecerá el 1% por vez primera en cinco años, se les restituirá el 50% de la paga extra de Navidad retenida en 2012 y se establece una tasa de reposición del empleo público del 100% en sectores prioritarios y del 50% en el resto. También crecerán las inversiones reales (un 4,6%), y esto pese a la previsión de que, si bien los ingresos avanzarán el 4% (hasta los 193.530 millones), los de la Administración central sólo mejorarán el 0,8% (hasta los 134.773 millones), una vez descontada la cesión a los entes territoriales.

Las autonomías, según explicó el presidente del Gobierno percibirán 10.000 millones más, de los que 7.400 millones corresponderán, dijo, al efecto automático por el aumento de los ingresos fiscales como consecuencia del incremento de la actividad económica. A ello se sumará el ahorro por las autonomías de 2.900 millones en costes financieros por el efecto de las medidas de liquidez concedidas a estas administraciones a una tasa de interés del 0%.

Pese al repliegue parcial ejecutado este año de las subidas impositivas acumuladas durante la legislatura, el Ejecutivo prevé un aumento del 4% en la recaudación fiscal como consecuencia de la mejora del ciclo económico. Y a su vez cuenta con una reducción del 5,6% de los gastos financieros (hasta 33.514 millones) por la contundente caída de los tipos de interés de la deuda pública -y pese al aumento del monto total de los débitos soberanos españoles- a merced a la acción del Banco Central Europeo (BCE) desde julio de 2012 y más desde la expansión cuantitativa emprendida en marzo por el Eurobanco. Pese a ello, la carga de la deuda aún se llevará 10 de cada 100 euros de gasto público. El Gobierno también espera un ahorro en gastos por desempleo, como consecuencia de la disminución del paro y de la tasa descendente del porcentaje de parados que reciben prestación.

La previsión de la Administración central, según Rajoy, es que el el Estado alcance el año próximo el superávit primario, lo que significa un saldo positivo en las cuentas públicas antes de contar las cargas financieras de la deuda soberana.

El año pasado, España tuvo el segundo mayor déficit fiscal de la UE y uno de los más elevados descubiertos primarios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE). Si el objetivo de Rajoy se cumpliera, España lograría en 2016 abandonar el procedimiento comunitario por déficit excesivo en el que está incursa. La consecución del equilibrio presupuestario no será posible antes de "un par de años más", según el presidente del Gobierno. Ayer aseguró que, "si la recuperación económica continúa en el futuro", el Ejecutivo planteará "más rebajas fiscales".



Haz click para ampliar el gráfico

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine