Rajoy ofrece una reforma constitucional ajena al deseo de los independentistas

El presidente quiere hacerla la próxima legislatura para fijar los límites a las autonomías n "Es antidemocrático obligar a elegir entre ser catalanes o españoles", recuerda a Mas

08.08.2015 | 01:06
Mariano Rajoy y el rey Felipe, ayer, en Palma.

El presidente Mariano Rajoy confirmó ayer, tras el primer despacho de este verano con el rey Felipe VI en Marivent, que está dispuesto a modificar la Constitución, pero no ahora, sino en la próxima legislatura. Respondía así al debate abierto por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien el jueves habló de que el Gobierno se plantea redefinir y delimitar las competencias de las autonomías. Rajoy dijo que sí le gustaría que "se consiguiese el consenso del mayor número de partidos posibles". Añadió que después de las elecciones generales habrá que hablar de la financiación y de "otras cosas" como el Título VIII de la Constitución, referido a las comunidades.

De hecho, citó el dictamen del Consejo de Estado que, presidido por Francisco Rubio Llorente, fue aprobado por unanimidad, y del que dijo que es "magnífico". En su opinión, se podría hablar y debatir en base a este dictamen. Pero "en la próxima legislatura". El presidente invitó a leer el citado informe porque dijo que aportaba claves al respecto. En este documento se analiza una reforma Constitucional basada en cuatro puntos: la supresión de la preferencia del varón en la sucesión al trono; la recepción en la Constitución del proceso de construcción europea; la inclusión de la denominación de las comunidades; y la reforma del Senado. Rajoy aseguró que no había abordado este asunto con el Rey y rechazó que la propuesta estuviera pensada para salir al paso de las aspiraciones soberanistas que plantea Artur Mas para las elecciones catalanas convocadas para el 27 de septiembre.

"Una cosa es lo que los independentistas catalanes digan y otra la reforma de la Constitución española", apuntó para precisar que los separatistas "no se van a quedar contentos" con ninguna reforma porque "lo que quieren es la liquidación de la soberanía nacional" y nada se hará según sus parámetros. Rajoy dejó claro que ni su partido, ni espera que ningún otro, estén dispuestos a liquidar la soberanía nacional. "Hilar una cosa con otra no tiene sentido. No se va a producir una secesión en España", remachó el presidente al tiempo que explicaba que eso supondría "ignorar lo que son siglos de historia y de obligar a los que son catalanes, españoles y europeos a ser o sólo catalanes o sólo españoles y europeos".

En este contexto, el presidente apeló a no "adelantar acontecimientos" sobre lo que hará su Gobierno según sea el resultado de las elecciones catalanas del 27-S, si bien advirtió de que "con un voto más no se puede iniciar ningún proceso hacia ninguna parte", ya que esa es "una decisión que corresponde a todos los españoles".

Además de recordar que la ley exige dos tercios del Parlamento para modificar el estatuto de autonomía, Rajoy consideró inaceptable y antidemocrático que se obligue a los ciudadanos de Cataluña a elegir entre ser catalanes y ser "españoles y europeos". El jefe del gobierno instó a los promotores de la independencia que lidera Artur Mas a tener "un poco más de respeto por todos los ciudadanos" en lugar de defender una decisión que "no pueden tomar y lo saben", por lo que sólo consiguen generar "frustración" y "entorpecer la recuperación" económica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine