Rajoy alerta de un pacto de Gobierno del PSOE con Podemos y la extrema izquierda

El presidente del Gobierno acusa a los socialistas de haber perdido la centralidad y descarta una reforma de la Constitución que busque liquidar la unidad de España

20.08.2015 | 01:23
Mariano Rajoy, ayer, durante su comparecencia en Celanova.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró ayer que no tiene "ninguna duda" de que si el PSOE y Podemos consiguen suficientes diputados en las elecciones generales, pactarán para gobernar, puesto que los socialistas han perdido la "centralidad" política. El jefe del Ejecutivo alertó de que los socialistas contarán con "algunos partidos nacionalistas o de extrema izquierda" para llegar a la Moncloa.

"Evidentemente, lo van a hacer", vaticinó el presidente del Gobierno al recodar que ambas formaciones ya han dado "buena prueba" de sus intenciones al pactar en varios ayuntamientos y comunidades. "En Madrid y en Zaragoza el PSOE le ha dado la Alcaldía a Podemos y quien ha ganado ha sido el PP", añadió.

Tras no excluir de ese acuerdo a "la propia IU", Rajoy subrayó que eso va a suceder porque el PSOE "ha abandonado la centralidad política que ocupan los socialistas en otros países de Europa". El debate que se plantea "de cara al futuro" es "si va a gobernar la moderación o van a gobernar otros", y si se va a seguir manteniendo la recuperación económica, que "todavía es frágil y hay que andar con cuidado", o van a entrar otros a aplicar otras políticas. "Ya se vieron en su día adónde nos llevaron", remachó.

El presidente reafirmó, por otra parte, que este final de legislatura "no es el momento adecuado" para una reforma de la Constitución, ya que no hay las posibilidades para un acuerdo mayoritario, y avisó de que él no hablará de propuestas que busquen liquidar la unidad de España.

Rajoy cerró de esta forma la puerta a "una disposición adicional" que "reconozca la especificidad de la identidad de Cataluña", propuesta por Duran Lleida. El jefe del Gobierno insistió en que la reforma de la Constitución es un asunto "difícil y delicado" que no se puede abordar en solo unos meses.

Tras advertir de los planes de la Generalitat contra la unidad de España, Rajoy dejó claro que mientras él sea presidente no va a hablar de la "liquidación" de la soberanía nacional ya que lo que sea España "lo deciden los españoles, no una parte". "Quien quiera hablar de eso conmigo no va a hacerlo; de lo demás, sí", remachó, después de que hace unos días se mostrase dispuesto a hablar con el PSOE sobre una reforma de la Constitución de cara a la próxima legislatura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine