El juez decreta prisión sin fianza para el testaferro de Rato por blanqueo y corrupción

El magistrado cree que existe riesgo de que Alberto Portuondo pueda fugarse y destruir pruebas - Fue detenido cuando se disponía a volver a México, donde vive

21.08.2015 | 01:42
Rodrigo Rato a la salida de su domicilio el pasado mes de abril.

El juez decidió ayer mantener en prisión a Alberto Portuondo, administrador de la empresa pantalla gracias a la que Rodrigo Rato cobró presuntamente comisiones de dos sociedades a cambio de los contratos de publicidad de Bankia, ante el riesgo de que pueda fugarse y destruir pruebas. El instructor Antonio Serrano-Arnal le imputó formalmente los delitos de blanqueo de capitales en el extranjero y corrupción entre particulares, y ratificó, a instancias de la Fiscalía, su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza que ya había decretado el juez de guardia el pasado domingo.

El magistrado considera que Portuondo, detenido en el aeropuerto de Barajas cuando se disponía a volver a México, país en el que reside, podría huir de la acción de la Justicia o destruir pruebas fundamentales para el caso en el que Rato está imputado por cinco delitos fiscales y blanqueo.

Fuentes jurídicas destacaron la colaboración activa de Portuondo durante las dos horas del interrogatorio en el que respondió a todas las preguntas del juez y la fiscal del caso, Elena Lorente. Después estuvo más de una hora repasando su testimonio, tras lo cual fue llevado de regreso a la cárcel de Soto del Real (Madrid). Su abogado aseguró que "todo lo que se está diciendo no tiene ningún tipo de apoyo o carga de prueba" contra su cliente y que habrá que esperar a ver cómo evoluciona el caso. El juez Serrano-Arnal, que prosigue con la instrucción mientras la Audiencia Nacional decide sobre la inhibición que le planteó, ha mantenido el secreto de sumario. A partir de ahora deberá ser el magistrado del caso Bankia, Fernando Andreu, el que primeramente decida si existe conexión con la causa en la que investiga irregularidades en su fusión y salida a bolsa y, por tanto, asume el caso, o lo devuelve para que se reparta entre los seis jueces de la Audiencia.

La Oficina Nacional de Investigación del Fraude alertó en su último informe de que Rato podía haber estado blanqueando dinero en el exterior, y sospechaba de dos pagos que había recibido Albisa, la empresa pantalla de Portuondo, por parte de las compañías de publicidad Zenith Media y Publicis Comunicaciones.

El empresario, que prestaba servicios de consultoría a la presidencia de Bankia mientras estuvo ocupada Rato, habría intercedido para que esas dos sociedades se hicieran con el concurso de las campañas de publicidad de la entidad en 2010 y 2011, llevándose a cambio hasta dos millones en comisiones. Ambas multiplicaron su facturación con la entidad bajo el mandato de Rato, y solo Zenith pasó de 150.000 euros en 2010 a 24 millones al año siguiente y 16 millones en 2012, año en el que Juan Ignacio Gorigolzarri se hizo con las riendas del banco. De los dos millones cobrados en comisiones por servicios no realizados, casi uno acabaría Kradonara, sociedad de Rato bajo sospecha. Esta desvió presuntamente 420.000 euros a Bagerpleta GmbH, propietaria de un hotel en Berlín y de la que el investigado posee un 44%.

El director general de la AgenciaTributaria, Santiago Menéndez, defendió ayer la profesionalidad de los funcionarios de este organismo para investigar el caso Rato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine