El PP se queda solo al imponer el trámite exprés para reformar el Constitucional

Los socialistas recurrirán ante el propio Constitucional - Consuelo Madrigal pide que los fiscales queden "fuera de la lucha política"

09.09.2015 | 01:45
Felipe VI escucha el discurso de Lesmes en la apertura del año judicial.

El PP, gracias a su mayoría absoluta, logró ayer, contra el criterio de toda la oposición, que la Junta de Portavoces del Congreso diese su visto bueno a la tramitación exprés de la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (TC), pensada para que el Gobierno pueda actuar contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, si proclama la independencia de Cataluña. La reforma podría estar aprobada antes de que finalice el mes, en concreto el martes día 29.

La Junta de Portavoces acordó incluir en la sesión plenaria del próximo miércoles y tras el debate de los Presupuestos, la toma en consideración de la proposición de ley del PP, que plantea modificar la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional para dotar a ese tribunal de potestad para hacer cumplir sus resoluciones y sancionar a aquellos cargos públicos que desoigan sus sentencias.

Los grupos de la oposición coincidieron en denunciar el "abuso" hecho por el PP de su mayoría absoluta para acelerar la reforma, al tiempo que el PSOE, a través de su portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, anunció que recurrirá la medida ante el propio TC en cuanto sea aprobada por el Pleno.

Este anuncio no fue tomado en serio por el Gobierno, cuya vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se mostró convencida de que si el PSOE vuelve al Gobierno no derogará la reforma del TC.

El portavoz del PP, Rafael Hernando, mostró su sorpresa, disgusto y preocupación por la posición de los socialistas, a quienes reprochó su coincidencia en un asunto "capital" con un partido como Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), que quiere "romper España".

Este impulso a la reforma del TC se produjo el mismo día en el que el Rey presidió la apertura del nuevo año judicial, donde el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, pronunció un discurso en el que, entre otras cuestiones, se refirió sin citarlo al proceso soberanista catalán, para afirmar que "al margen de la Ley" no hay libertad ni tampoco democracia, solo "espejismos" y, en definitiva, "frustración". Para Lesmes, la "ruptura unilateral" de los valores de convivencia fraguados entre todos desde el consenso, supone traspasar los límites de la "honestidad democrática", consustancial al Estado de Derecho.

En el acto intervino la Fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, quien insistió en que "todas las instancias deberían procurar dejar a la Fiscalía fuera de la contienda política".

"Pido y exijo que desde ningún ámbito político se instrumentalice nuestra institución, planteando como denuncias cuestiones que deberían quedar ubicadas dentro de las lindes del debate político o electoral", reclamó. La fiscal defendió en particular a los fiscales Anticorrupción y advirtió que asistimos al "injusto cuestionamiento" de su trabajo. Señaló Madrigal que esos fiscales impulsan las investigaciones cuando tiene sospechas "bien fundadas", sin reparar en "identidad, posición, afinidad o militancia política" de las personas investigadas.

La fiscal defendió particularmente la función de Anticorrupción, al advertir que asistimos al "injusto cuestionamiento" de su trabajo. Señaló que esta Fiscalía dirige investigaciones cuando tiene sospechas "bien fundadas" sin atender "identidad, posición, afinidad o militancia política" de las personas investigadas ni a los cargos que ostentan o han ostentado.

Madrigal incidió en la necesidad de crear la figura del fiscal instructor para la investigación de delitos penales y sostuvo que tanto las Fiscalías Antidroga como Anticorrupción y la de la Audiencia Nacional "están ya en perfectas condiciones para asumir la dirección de la instrucción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine