Desobediente, pero menos

16.10.2015 | 01:09
Desobediente, pero menos

Al asumir "toda la responsabilidad" de la convocatoria del 9-N, pero no de su celebración -porque, tras el veto del Tribunal Constitucional (TC), el proceso participativo "quedó en manos" de los voluntarios-, Mas acepta cargar con la parte "política" de la culpa, pero no con la culpa en sí, lo que a sus ojos le exime del delito de desobediencia.

La misma estrategia siguieron en sus declaraciones la consejera Irene Rigau y la exvicepresidenta Joana Ortega, también imputadas. Pero con una diferencia: Mas admite que los voluntarios fueron "organizados" y "formados", por lo que el juez instructor de la querella bien podría considerarle al menos instigador de la desobediencia.

Con calculada ambigüedad, Mas intenta aparecer a la vez como líder desobediente y mandatario respetuoso de las leyes, pues viene a decir que el 9-N fue un intento de permitir que los catalanes ejercieran una aspiración, el "derecho a decidir", que el propio TC admitió como políticamente asumible -si bien ahora contraria a las leyes- en una de sus últimas resoluciones.

Distinto es saber si la comparecencia ante el juez le permitirá acendrar su perfil de mártir con vistas a la cesión, por parte de la CUP, de los dos votos que necesita para ser investido de nuevo president. Los anticapitalistas exigen más desobediencia. Por ejemplo, que si es inhabilitado se niegue a acatar la condena. Y, de momento, siguen en sus trece: no le darán su apoyo. ¿Con qué objeto? Ya se ha dicho: esperar que el marco de desconexión que propugnan -y que Mas no ve con buenos ojos porque aún no ha renunciado a una salida negociada- se materialice por sí solo: bien por que desacate una hipotética pena de inhabilitación, bien por el efecto de la reforma de la ley del TC que el PP aprobó definitivamente ayer para castigarle si se anima a llevar otra vez la contraria al tribunal.

En cualquiera de los dos casos, el proceso hacia la secesión continuaría (¿continuaría?), pero Mas podría caerse del cartel. Quizá por eso reconoció ayer ante el juez que ha sido desobediente, pero menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine