El ministro de Sanidad se hace cargo del PP vasco 24 horas después de dimitir Quiroga

Alfonso Alonso fue el primero en desautorizar la moción de paz y convivencia de la expresidenta - Rajoy niega, pese a los desencuentros, que su partido viva una crisis

16.10.2015 | 02:08
Alonso recibe la felicitación del secretario general de los populares alaveses, Javier de Andrés.

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, relevará a la dimitida Arantza Quiroga en la presidencia del País Vasco, de resultas del acuerdo alcanzado ayer entre los tres dirigentes territoriales populares de Euskadi, en consulta con la dirección nacional. El alavés Alonso, que seguirá al frente del Ministerio, recupera así el poder perdido en 2014 cuando Quiroga, elegida el año anterior con el apoyo de Madrid, decidió prescindir del secretario general, Iñaki Oyarzábal -también alavés y uno de sus hombres en el País Vasco-, en favor de Nerea Llanos, que ahora seguirá como secretaria general.

El nombramiento de Alonso permite cerrar con rapidez la brecha abierta por la renuncia de Quiroga, cuyo nombramiento fue considerado en su día una apuesta de Madrid, producto de un delicado compromiso que se rompió con la defenestración de Oyarzábal.

Quiroga dimitió el miércoles, seis días después de tener que retirar del Parlamento vasco una polémica moción para impulsar la paz y la convivencia en la que, con el objetivo de incluir a los abertzales de Bildu, sustituía la tradicional exigencia popular de condena del terrorismo por el rechazo de la violencia. La moción de Quiroga, que al parecer no había sido pactada con Madrid, suscitó una profunda división en los populares vascos y fue desautorizada directamente por Alonso.

El nuevo presidente de los populares vascos, de 48 años, fue alcalde de Vitoria entre 1999 y 2007, y está considerado un experto en apagar fuegos. Pese a llevar en Madrid desde 2008 nunca perdió su influencia en el PP vasco. En el Congreso de los Diputados fue número dos del grupo parlamentario popular entre 2008 y 2011, a las órdenes de Soraya Sáenz de Santamaría. Tras el salto de esta a la Vicepresidencia del Gobierno, en 2011, Alonso se encargó del grupo parlamentario hasta que, en diciembre de 2014, fue nombrado ministro de Sanidad en sustitución de Ana Mato, salpicada por la red Gürtel de corrupción.

Además de pretender un cierre rápido y sólido de la crisis vasca, la elección de Alonso pretende apagar los fuegos que el miércoles parecieron apoderarse del PP, al sumarse a la dimisión de Quiroga, la entrevista periodística en la que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, criticaba al expresidente Aznar y al ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el rifirrafe en el que este fue desautorizado en el Congreso por el presidente de la Cámara, Jesús Posada, tras un duro choque con un parlamentario catalán. El miércoles negro se completó con un artículo de la diputada Cayetana Álvarez de Toledo en la que criticaba al Gobierno y renunciaba a ser candidata en las legislativas.

El presidente Rajoy aprovechó el relevo vasco para proclamar que "en absoluto" se puede decir que el PP esté en crisis y aseguró que, a pesar de los acontecimientos del miércoles, está seguro de que los populares son la fuerza política que puede ganar las elecciones generales del 20-D. Rajoy añadió que entiende la dimisión de Quiroga y consideró normal la renovación en los populares vascos.

En la misma línea se manifestó Sáenz de Santamaría, quien subrayó que en el PP están "acostumbrados" a solventar situaciones "muy duras" como han hecho en estos años de Gobierno para salir de la crisis económica. "El PP lo que ha hecho es sacar a España de la crisis y va a seguir trabajando para la recuperación total".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine