Malestar en algunos sectores del PSOE por el fichaje de Lozano, exdiputada de UPyD

Rivera precisa que el pacto con Susana Díaz no es "extrapolable" y espeta a PP y PSOE que, si no les gusta C's, tienen a Podemos

17.10.2015 | 01:05
Lozano, ayer, ante el Congreso de los Diputados.

La exdiputada de UPyD Irene Lozano ha sido el último fichaje personal del líder del PSOE, Pedro Sánchez, quien pretende incorporarla en el cuarto puesto de las listas de Madrid para las elecciones del 20-D. El fichaje de la escritora y periodista ha causado malestar en algunos sectores socialistas y la exigencia del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, de que Lozano "pida perdón" a los militantes del PSOE, que, explicó, durante cuatro años se han venido sintiendo ofendidos por sus críticas al bipartidismo.

Además de Vara, sectores del PSOE madrileño, la organización directamente afectada por la inclusión de Lozano en unas listas que ya estaban cerradas, denunciaron "falta de respeto" a los órganos internos del partido. El fichaje ha forzado a excluir a la secretaria de Empleo del PSOE, Luz Rodríguez, quien irá de cabeza de lista por Guadalajara.

En la campaña de las elecciones europeas, en mayo de 2014, cuando los socialistas aún estaban dirigidos por Rubalcaba, Lozano llegó a asegurar que para el PP y el PSOE, "el ideal europeo sería una mezcla de Suiza y Sicilia. Es decir, secreto bancario, cuentas ilegales y métodos mafiosos, que es a lo que nos tienen acostumbrados".

La dirección del PSOE subrayó ayer que la incorporación de Lozano es "muy enriquecedora", por su "buen hacer" y el trabajo "en favor de la democracia y la modernización de las instituciones" que ha hecho durante la legislatura que ahora temina en el seno de UPyD. Lozano trabajará para el PSOE en asuntos relacionados con la regeneración de las instituciones.

"Lo que importa no soy yo, no es un partido u otro, sino la gente que podemos trabajar por sacar nuestro país adelante", declaró la exdiputada de UPyD, quien rechazó el calificativo de tránsfuga, ya que, explicó, ha dejado su escaño -lo hizo ayer mismo- e incluso ha renunciado a la indemnización que le corresponde por el cese como diputada.

Lozano representa una excepción entre los antiguos miembros de UPyD, ya que la mayoría de los que han dejado la formación magenta lo han hecho para integrarse en C's. Tras haber criticado hace un año los intentos de aproximación a Ciudadanos, Lozano se abrió a esta posibilidad cuando, a raíz de la contundente derrota de UPyD en las elecciones andaluzas del pasado marzo, se distanció de la líder "magenta", Rosa Díez. Posteriormente, compitió por hacerse con el liderazgo del partido, siendo derrotada por el delfín de aquella, Andrés Herzog.

Desde UPyD ayer le llovieron las críticas a Pedro Díaz -por "hacer política espectáculo"- y los insultos puros y duros a Lozano. "Indecente", "tránsfuga" o "caradura" fueron algunos de los calificativos empleados por militantes magentas. El más activo fue el diputado Carlos Martínez Gorriarán, habitual de las polémicas. "Y ahora dejemos de perder el tiempo con gente indecente y trabajemos para la decente que nos necesita", escribió en Twitter. En tuits anteriores, Gorritarán escribió: "Si hay pienso gratis, van", o calificó de "trepa" a Lozano, además de sentenciar: "Se ha buscado un pesebre confortable, el PSOE de los ERES falsos. La vocación de todo parásito político, vivir de los tontos".

Sin embargo, Gorriarán no es el único miembro del Consejo de Dirección de UPyD que ha hecho público su enfado en Twitter. Rubén Juan Serna, responsable de Educación y Cultura del partido, calificó en sus mensaje de "repugnante y miserable" el "transfuguimo, los principios en venta y los 'buscavidas'". Y a la vez, proclamó su "orgullo" de llevar ocho años en UPyD "defendiendo principios y valores".

Otro miembro del Consejo de Dirección, Eduardo Gómez, mostró su sorpresa por las razones aducidas por Lozano para cambiar de partido, "duras de mascar", y ha recurrido a una cita del escritor Oscar Wilde, quien nació hace hoy 159 años: "La única ventaja de jugar con fuego es que aprendes a no quemarte".

También Humberto Rodríguez Solla quiso dejar patente en Twitter su enfado: "El problema de los y las caraduras es que todo les resbala. Lamentable espectáculo", lamentó.

Alberto Garzón, líder de IU, publicó un tuit, sobre Lozano: "El mercado de fichajes de invierno sigue abierto. Y cuando el mercado abre la puerta de la política, la ideología sale por la ventana".

Mientras, desde Ciudadanos, su líder, Albert Rivera, defendió que el pacto presupuestario con el PSOE en Andalucía no puede "extrapolarse a una situación puramente partidista o de pactos de partidos" y advirtió que quien pretenda hacerlo "se equivoca profundamente". Además, reiteró que nunca entrará en un Gobierno que no presida y espetó tanto al PP como al PSOE que si no les gustan los apoyos o las críticas de su partido, siempre tienen la posibilidad de dirigirse a otras formaciones, como, por ejemplo, Podemos.

También insistió en que el relevo de Rajoy no es una de las condiciones que Ciudadanos pondría para dar su apoyo a un Gobierno del PP. "No está en nuestras condiciones", dijo, para remachar: "Quien quiera cuatro años más de Rajoy, que le vote".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine