Rajoy y Sánchez pactan coordinarse ante el reto secesionista a dos meses del 20-D

El presidente del Ejecutivo anuncia que llamará a Albert Rivera, pero no a Pablo Iglesias, y avanza que su respuesta será "proporcional" para "no equivocarnos y sobreactuar"

29.10.2015 | 00:48
Rajoy y Sánchez, ayer, delante del palacio de la Moncloa.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se reunieron ayer en secreto en el Palacio de la Moncloa y pactaron trabajar "coordinadamente" en defensa de la Constitución y de la unidad nacional ante el desafío independentista catalán.

En su cuarto encuentro conocido en la Moncloa, y a menos de dos meses de las elecciones generales, Rajoy y Sánchez almorzaron juntos en la sede de la Presidencia del Gobierno para abrir una vía directa de diálogo ante la declaración de Junts pel Sí (JxS) y la CUP de iniciar el proceso de ruptura de Cataluña con España.

Tanto el Gobierno como el PSOE informaron de la entrevista en sendos comunicados idénticos de dos párrafos. En ambas notas se asegura que los líderes de los dos principales partidos, rivales en la cita del 20-D, "han acordado trabajar coordinadamente en defensa de la Constitución, de la unidad nacional, de la soberanía nacional y de la igualdad de todos los españoles".

El jefe del Ejecutivo ya había avanzado ayer su intención de reunirse con representantes de otras fuerzas políticas, como Sánchez y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Pero también había advertido de que esas reuniones serían discretas.

Rivera adelantó ayer que tanto a Rajoy como a Sánchez les pedirá que, "gane quien gane el 20 de diciembre, sigamos una línea conjunta para defender los intereses comunes y las leyes democráticas, que no tratemos esto como un asunto electoral porque es un asunto de país".

Mecanismos

Rajoy y Sánchez ya coincidieron el martes en su total rechazo a las pretensiones de los grupos independentistas catalanes. Rajoy aseguró ese día que usará "todos los mecanismos políticos y jurídicos" que tenga a su alcance para hacer frente al desafío, aunque confió en no tener que llegar a recurrir al artículo 155 de la Constitución que permite la suspensión de una autonomía, algo que Rivera desaconsejó ayer.

El secretario general del PSOE dejó claro que la desobediencia de la Constitución y la ley "sitúa a sus autores fuera del sistema democrático". Pero, al mismo tiempo, advirtió que "solo con la ley no basta" y que un "problema de primera magnitud" como éste "exige ya una respuesta política de envergadura semejante".

Poco antes del almuerzo con Rajoy, Sánchez se reunió con los "barones" de su partido, entre ellos la presidenta andaluza, Susana Díaz, en el marco del consejo de política federal del PSOE, y allí se refirió a la declaración secesionista como un hecho "irresponsable" y "gravísimo"; una "provocación", resumió, como había hecho ya el martes el presidente del Gobierno.

Acusó además a sus promotores de "confundir una inestable mayoría parlamentaria con un salvoconducto para eludir el cumplimiento de la ley y sustituirla por su arbitrio".

En esa reunión con sus "barones", Sánchez obtuvo el respaldo para posicionarse con Rajoy en las acciones que éste lleve a cabo en los próximos días o semanas en defensa del cumplimiento de la legalidad en Cataluña. No obstante, los socialistas debaten hasta dónde debe llegar ese apoyo al Presidente, y si es conveniente visualizar un frente común con el PP en plena precampaña.

Susana Díaz, por ejemplo, es partidaria de respaldar a Rajoy, pero cree que éste debe "consensuar" una postura común con el resto de los partidos ante el "disparate" y el "golpe de Estado" perpetrado por los grupos secesionistas catalanes. Por eso le pidió que convoque de forma urgente a todas las fuerzas políticas y le advirtió: "Nadie puede jugar a hacer electoralismo con lo que está sobre la mesa".

Sin embargo, el líder del PSC, Miquel Iceta, opinó que debe ser Rajoy "el que marque los ritmos y tenga capacidad de iniciativa y de propuesta", y que los demás tienen que "respetar la forma y el orden" en que él quiera actuar. Eso sí, como Díaz, se mostró "a favor" de que el Presidente convoque a "todos" los partidos, en clara referencia a Podemos.

Rajoy había prometido por la mañana en la radio que al Gobierno "no le va a temblar en absoluto el pulso", aunque actuará con "proporcionalidad" y sin "ansiedad" para "no equivocarnos y sobreactuar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine