Los socialistas mantienen su "no" a quien "ya forma parte del pasado"

30.12.2015 | 01:04

Mariano Rajoy debe "asumir que ya empieza a formar parte del pasado" de España y representa "inmovilismo, imposición y desigualdad". El secretario de Organización del PSOE, César Luena, reafirmó ayer con esos argumentos el voto de los socialistas en contra de la investidura del candidato del PP. Era la respuesta desde Ferraz a la propuesta de Rajoy de que el PSOE se incorpore a un Gobierno con "amplio apoyo parlamentario". "Rajoy y su partido están muy próximos a la corrupción. Rajoy es desigualdad", sintetizó el número dos del PSOE.

El secretario general de los socialistas extremeños y presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, se mostró sorprendido de que el PP aún no haya planteado la opción de un candidato distinto a Mariano Rajoy para alcanzar un acuerdo de gobernabilidad, con la advertencia de que el PSOE tampoco apoyará esa solución. Pero "hay otros actores también", como los nacionalistas vascos o catalanes que "tienen diputados para poder opinar". "Esa es una opción, sin duda alguna, que está ahí", insistió Vara, que espera que "cuando el Rey empiece a hacer la ronda de conversaciones con todos los grupos" aparezcan también esas "distintas posibilidades" para conformar un gobierno.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, consideró, por su parte, que "aún siendo difícil y estrecho, existe camino posible para llegar un entendimiento entre PSOE y Podemos". En Castilla-La Mancha se alcanzó ese acuerdo "desde posiciones razonables", pero para llegar a ese entendimiento es necesario "que no se pongan condiciones imposibles", apuntó García Page.

El PSOE balear defendió que Pedro Sánchez tenga autonomía para negociar su investidura "sin líneas rojas", como lo hizo el partido en las islas para conformar un ejecutivo regional de izquierdas con el respaldo de Podemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine