Un proceso histórico y mediático

La Agencia Tributaria limita el delito fiscal al administrador de la sociedad

El nuevo informe entregado por el fiscal coincide con un dictamen de Hacienda y se solicitó para justificar la exculpación de la infanta Cristina del 'caso Nóos'

13.01.2016 | 00:40
Los fiscales Pedro Horrach y Ana Lamas durante el juicio.

Un informe de ocho folios, firmado por la jefa de la unidad central en materia de coordinación de delitos contra la Hacienda Pública, es la nueva prueba pericial que aportó el lunes el fiscal Pedro Horrach para justificar la exculpación de la infanta Cristina. Un informe, elaborado por la inspectora Caridad Gómez Mourelo, que viene a avalar la apuesta decidida de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado de que la hermana del Rey no puede sentarse en el banquillo de los acusados por cuanto no se considera que cometiera un delito fiscal. El dictamen fue aceptado por el tribunal, para que sea valorado. La autora tendrá que declarar en el juicio.

Esta unidad de la Agencia Tributaria ha elaborado este informe precisamente a petición del fiscal Horrach, para que explicara cuáles eran los criterios de actuación de Hacienda ante un caso de delito fiscal en el impago del impuesto de IVA o el de Sociedades. El documento se ha solicitado una vez concluida la instrucción y la autora lo firmó el pasado 22 de diciembre.

La inspectora coincide con sus compañeros de la Agencia Tributaria de Cataluña, que han mantenido que la infanta Cristina no puede ser acusada de un delito fiscal en Aizoon porque no era la administradora y porque no nutrió con fondos económicos a la sociedad. El juez Castro y también la Audiencia no coincidieron con este conclusión.

La autora señala que, según los criterios tributarios, se considera infractor al contribuyente que obteniendo rentas, según las normas de IRPF, no las "declaró bajo su titularidad, sino bajo la titularidad de la sociedad", lo que representa pagar menos impuestos. El fiscal Horrach quiso que la técnica tributaria explicara dónde estaban los límites de la solidaridad de los socios de una sociedad utilizada para cometer un delito fiscal. La autora incide en que si es una persona física la que incurre en el incumplimiento tributario a través de la sociedad, los socios "que no tengan condición de administradores, ni ejerzan funciones de gestión no serán acusados de un delito fiscal". Esta explicación del informe coincide con la posición de Horrach, quien siempre sostuvo que la infanta Cristina no pudo cometer el delito fiscal porque no era la persona que nutría de fondos a la sociedad familiar, ni tampoco la administraba.

Otro de los puntos que han centrado la polémica entre el juez Castro y Horrach es determinar qué actuación adopta Hacienda, con respecto a un socio no administrador, cuando traslada un expediente al fiscal para que denuncie un delito fiscal en una sociedad. Sobre esta cuestión la inspectora explica que el delito fiscal puede recaer en otros socios no administradores cuando se descubre que la intención de delinquir no solo se detecta en el autor material de la infracción, sino también en los cooperadores necesarios, inductores y cómplices de la empresa.

También se pronuncia la inspectora sobre los límites de la responsabilidad penal cuando el delito fiscal se comete en una empresa familiar, como la sociedad Aizoon, que pertenece al matrimonio Urdangarín. Explica en el informe que en delitos correspondientes a IRPF, en la mayoría de casos la infracción la comete el propio contribuyente. Pero cuando se trata de una tributación conjunta, "la responsabilidad que pueda afectar a uno de los contribuyentes no tiene por qué trasladarse al resto que declaren conjuntamente con él. Y ello, con independencia del régimen económico matrimonial". Lo mismo se aplica cuando el delito se comete a través del impuesto de sociedades,

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine