Los españoles, reacios a comunicarse con La Moncloa al tener que identificarse

"No estamos acostumbrados a relacionarnos con la administración", lamenta Angelina Trigo, que pilota la revolución tecnológica de los servicios públicos

13.02.2016 | 01:12
Angelina Trigo Portela.

La reforma de la Administración pública siempre ha sido una de las grandes asignaturas pendientes de nuestro país. Para unos todo está por hacer. Para otros, como el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha dado un gran paso en la dirección correcta. En 2013, se creó por ley la Oficina para la Ejecución de la Reforma de la Administración (OPERA). Según el último informe oficial, ha ahorrado a las arcas públicas 30.495 millones de euros y ha conseguido la supresión de 2.348 empresas y entes oficiales, de los cuales 115 eran estatales, 797 de las autonomías y 1.436 municipales. Para los ciudadanos, esta reducción del gasto público ha supuesto un ahorro de 3.442 millones de euros. Algunos aspectos de esta ambiciosa reforma española, han merecido tres reconocimientos -uno en Francia- en los últimos meses.

Angelina Trigo, directora de OPERA, pilota la revolución tecnológica de La Moncloa, cuyo objetivo es poner a los ciudadanos de forma gratuita y a un solo clic en contacto con las instituciones. Es también la responsable del Portal de Transparencia, un instrumento diseñado por el Ministerio de la Presidencia en diciembre de 2014 para ofrecer información del Ejecutivo. Los españoles le han prestado escasa atención pues tan solo ha recibido, hasta el 31 de diciembre del año pasado, 3.760 solicitudes de información, de las que 3.563 fueron contestadas, 186 están en tramitación y 11 fueron desestimadas por referirse a asuntos reservados de Defensa, Seguridad o por requerir referencias de particulares protegidas por la Ley de Protección de Datos.

¿Qué preguntan los españoles? Muchas de las cuestiones son formuladas por catedráticos e investigadores que preparan tesis doctorales. Los periodistas se interesan por conocer las retribuciones de los altos cargos, los viajes realizados, las subvenciones a los partidos políticos y aspectos relacionados con contratos públicos.

Los ciudadanos se quejan de los impuestos que pagan y del trato recibido por algunos funcionarios, pero "son protestas genéricas y casi siempre relacionadas con el bolsillo", comenta la directora de OPERA. De los cuarenta millones de contribuyentes españoles tan solo se han registrado diez mil reclamaciones al portal del Defensor del Contribuyente, ejemplifica.

"No estamos acostumbrados a relacionarnos con las Administraciones", lamenta Trigo, empeñada en animar a los españoles a que se acerquen a través de internet a un portal creado por la Ley de Transparencia de 2013. Este portal ha sido cuestionado por el Defensor del Pueblo, quien ve "excesivamente complejo" e incluso "disuasorio" el sistema utilizado para reclamar información.

"Lo cierto es que para acceder a este sistema hay que identificarse de alguna forma por razones de seguridad", defiende Angelina Trigo, quien ve en este ejercicio "una rendición de cuentas" de los gestores públicos ante los ciudadanos, quienes, repite, no se animan a formular preguntas. "No deja de ser un procedimiento administrativo y, como es natural, para atender a una persona física o jurídica tiene que haberse identificado", justifica.

Para ejercer el derecho de acceso se puede utilizar el DNI electrónico -ya hay 43 millones expedidos en España-, la tarjeta de firma electrónica -que usan la mayor parte de las empresas- y un sistema de acceso a través de una clave. "No podemos dar información al pato Donald", ironiza la responsable de la Oficina para la Ejecución de la Reforma de la Administración. El Ministerio de la Presidencia del Gobierno acepta también las preguntas por escrito, firmadas por el autor y con su DNI, que se registren en cualquier administración pública. Solo el 10 por ciento de las presentadas entre diciembre de 2014 y diciembre de 2015 se hicieron de esta forma.

El sistema Cl@ve de identidad digital para unificar el acceso electrónico del ciudadano mediante claves compartidas con la finalidad de acceder a cualquier administración cuenta ya con 1.667.000 usuarios registrados, según los datos de Presidencia. El portal más conocido de este sistema es el de la Agencia Tributaria. Y uno de los más complejos, el del Sistema Nacional de Salud que guarda la información clínica y terapéutica de 25,5 millones de españoles y puede ser compartida por diez mil médicos de todo el país.

También se ha creado un sistema de comunicación de nacimientos y defunciones. En este proceso están implicados los ministerios de Sanidad, Justicia, todas las Consejerías de Sanidad de las Comunidades Autónomas y más de ocho mil registros civiles de toda España, unidos informáticamente con los hospitales autonómicos y muchos privados que se han sumado a la iniciativa.

"Ya no hay que salir del hospital para inscribir al recién nacido en el Registro Civil", afirma Trigo, pero reitera que la identificación del usuario es imprescindible para certificar tanto los nacimientos como las defunciones o para utilizar el simulador de las pensiones, otro de los menús electrónicos disponibles.

"Queremos una Administración pública más austera, eficiente, cercana y ágil en su contacto con los ciudadanos", manifiesta Angelina Trigo, quien muestra con orgullo los tres galardones recibidos tras esta apuesta por la Administración electrónica que busca la eficacia, el ahorro y transparencia. El 16 de diciembre, Trigo recibió en la Asamblea Nacional francesa el Premio Victoires des Acteurs Publics 2015 a la Reforma de la Administración Pública Española y a la Ley de Transparencia. El grupo de Comunicación Acteurs Publics premiaba la "ambiciosa Reforma de las Administraciones Públicas" y la ley sobre la transparencia de la vida pública y el acceso a la información de los ciudadanos, en un país que "se recupera de una grave crisis".

También en 2015, el Premio ASEDIE -Asociación Multisecorial de la Información- fue para el Portal de Transparencia por su "contribución a la innovación y desarrollo del sector Infomediario". Y en marzo, el equipo de OPERA recogerá el galardón de AUTELSI, la Asociación Española de Usuarios de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información.

Otros logros de estas reformas a través de Internet: Se ha acabado con las colas en las Jefaturas de Tráfico para renovar el carnet de conducir, en las comisarías para sacarse el pasaporte y en las oficinas de Empleo para inscribirse y solicitar el cobro del paro.

La Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) ha creado 26 portales en internet y uno especial de Empleo que registra más de 1,8 millones de ofertas de trabajo. El Estado ha recibido 6,8 millones de facturas electrónicas por valor de más de 35.000 millones de euros, destinadas a once mil órganos administrativos y enviados por 85.000 empresas o personas distintas. Los proveedores de la Administración del Estado, asegura Trigo, han pasado de cobrar en sesenta días en 2012 a quince el año pasado. Las Comunidades Autónomas les pagan en una media de sesenta días -antes tenían que esperar 182- y los Ayuntamientos abonan sus facturas en 49 días y no en los 190 de hace tres años.

"Se ha hecho una gran reforma", celebra Trigo. Y sin incrementar el gasto público, asegura. "Nuestra oficina carece de presupuesto propio". De las 222 medidas previstas, tras consultar con un buzón de participación ciudadana, las organizaciones empresariales y sindicales, universidades y otros agentes, se han ejecutado 193, el 86,94 por ciento del total, según el último Informe CORA, que se puede consultar en transparencia.gob.es, presentado ayer en el Consejo de Ministros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine