Esperanza Aguirre se jacta de que solo dos de sus 500 altos cargos le han "salido rana"

La presidenta popular madrileña asegura, al día siguiente del registro policial en sus oficinas de Génova, que la dirección la respalda aunque no la llame

13.02.2016 | 01:12
Aguirre, tras comparecer sobre corrupción ante la Asamblea de Madrid.

La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, compareció ayer ante la Asamblea de Madrid para responder a las preguntas de la comisión de investigación sobre la corrupción política. La comparecencia de Aguirre se produjo menos de 24 horas después de que agentes policiales registraran por orden judicial las oficinas del PP madrileño en la primera planta del edificio de la calle Génova donde se encuentra la sede central de los populares.

Durante la comparecencia, en la que se le formularon preguntas relacionadas con las tramas de corrupción Gürtel y Púnica, Aguirre se jactó de haber nombrado a lo largo de 33 años de vida política a unos 500 altos cargos, de los que sólo dos, dijo, le "salieron rana".

Los dos altos cargos aludidos por Aguirre son el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid Francisco Granados, en prisión por la trama Púnica, y el exconsejero Alberto López-Viejo, imputado en el caso Gürtel.

Antes de iniciar la comparecencia, Aguirre aseguró a los periodistas que se siente respaldada por la dirección nacional del PP, pese a los registros ordenados en sus oficinas por el juez del caso Púnica y pese a que reconoció que nadie de la dirección nacional la ha llamado para expresarle ese apoyo. "No ha habido ninguna financiación ilegal, que a mí me conste, en el PP de Madrid", afirmó la expresidenta de la Comunidad de Madrid.

Aguirre explicó que los registros del juez Velasco "son consecuencia, al parecer, de una agenda que tenía Granados con una iniciales". Esas letras, según relató, las "tradujo" el presunto cerebro de la Púnica, David Marjaliza, quien también "parece", añadió, que entregó al juez las facturas de cómo financió la campaña electoral de 2011 del socialista Tomás Gómez. La expresidenta madrileña se quejó de que, al parecer, "este tema" no le interesa a los miembros de la comisión de investigación, ya que Gómez no ha sido citado a comparecer.

"Creo que todos los que estamos aquí sabemos que la corrupción nos está destrozando a todos y los que crean que no porque son partidos nuevos están muy equivocados", enfatizó en referencia a Podemos y Ciudadanos, al tiempo que sostuvo que los imputados del PSOE "multiplican por diez" los del PP.

Mientras, el vicesecretario del PP Javier Maroto reconoció que en su partido "se han tolerado conductas absolutamente intolerables e inadmisibles", tras lo cual advirtió sobre la corrupción: "Hasta aquí hemos llegado, caiga quien caiga", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine