Rajoy acusa a Sánchez de retrasar la investidura para hacer propaganda política

El líder de los populares asegura que intentará formar Gobierno si fracasa el PSOE - Sostiene que Podemos llevaría la iniciativa en un Ejecutivo con los socialistas

14.02.2016 | 02:20
Rajoy, en el centro, rodeado de dirigentes del PP en Murcia. Al fondo, la catedral de la ciudad.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, acusó ayer al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de estar "mareando la perdiz" y retrasando la investidura para seguir haciendo "propaganda política". Un día después de su gélida entrevista con el líder del PSOE -que selló la ausencia total de acuerdo entre ambos hasta el punto de ni darse la mano antes los fotógrafos-, Rajoy se reunió ayer en Murcia con la dirección regional popular.

El líder popular reiteró su pretensión de presidir un Gobierno con el apoyo de PSOE y Ciudadanos y se mostró dispuesto a intentarlo si fracasa la investidura de Sánchez. No obstante, insistió, como ya hizo varias veces, en que para ello necesita apoyos que aún no tiene.

"El PP reivindica su victoria y su derecho a presidir el nuevo gobierno porque es lo que han dicho los españoles", proclamó Rajoy. El presidente en funciones rechazó por dos veces la posibilidad de que el Rey le encargase formar gobierno, evitando así el desgaste de una derrota en la sesión de investidura. Hasta ahora, el PP sólo cuenta con un eventual apoyo de Ciudadanos y este estaría muy probablemente condicionado a que no fuera Rajoy quien encabezase el Ejecutivo.

Respecto a las gestiones para formar gobierno, Rajoy reconoció que, en efecto, es una alternativa distinta a la que él propone, pero matizó que, en ese caso, la iniciativa sería de Podemos. "Sólo hay una alternativa. Un gobierno de Podemos presidido por Sánchez y con el apoyo de los independentistas", aseguró, antes de alertar de que eso supondría "un torpedo en la línea de flotación de la economía española, de la creación de empleo y de la Constitución".

Rajoy, que agitó el fantasma de la prima de riesgo, confesó que siempre confió en que ese tipo de Ejecutivo nunca llegue a ser realidad. En todo caso, garantizó que, de conformarse, sería "combatido democráticamente por todo el PP".

Rajoy admitió que Sánchez puede ser investido, pero auguró que no podrá gobernar "con nueve o diez partidos que piensan absolutamente diferente sobre temas tan importantes como la nación española". Al respecto, precisó que sin el apoyo tácito o expreso de los independentistas catalanes, Sánchez no sería presidente y que, "si gobierna con ellos, mal, muy mal para España". La abstención de DiL (marca electoral de CDC) y de ERC es considerada necesaria para que salga adelante un Gobierno de PSOE y Podemos, probablemente acompañados de pactos con IU y PNV.

Rajoy lamentó que los líderes políticos no hablen de la economía, cuando es primordial mantener la senda de la recuperación y la creación de empleo porque, si se pretende "liquidar", se volverá "a las andadas". Además, recordó los cinco grandes objetivos que planteó esta semana para la legislatura, entre los que se encuentra la lucha contra la corrupción, que esta semana siguió golpeando con fuerza al PP.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine