Rita Barberá amenaza por SMS a la presidenta del PP de Valencia con tirar de la manta

"Cuidado con lo que decís, recordad por qué estáis ahí y que yo di la cara por vosotros", advierte la senadora, en el ojo del huracán por las investigaciones de corrupción

20.02.2016 | 01:09
La actual senadora y exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

Las relaciones entre la cúpula del Partido Popular valenciano y la exalcaldesa de Valencia y actual senadora, Rita Barberá, están tensas. El mismo roce que acentúa el cariño contribuye a convertir las rupturas en tragedias. Más aún cuando hay una investigación de por medio sobre blanqueo de capitales y presunta financiación ilegal del PP en la ciudad de Valencia para la campaña electoral, que afecta de pleno a Barberá, y la cúpula del partido guarda prudente distancia sanitaria. El malestar de la senadora con la presidenta valenciana del PP, Isabel Bonig, llevó a Barberá a enviar un mensaje de queja a la líder del PP en el que le reprochaba que la hubiera instado a dar explicaciones.

El SMS que le remitió y reenvió como whatsApp también a los presidentes provinciales de Valencia, Vicente Betoret, y Alicante, José Císcar, tenía una segunda parte. Muchísimo más elevada de tono y en el que una Rita Barberá enfurecida amenazaba con tirar de la manta. "Cuidado con lo que decís", fue el aviso de Barberá a Bonig, a la que venía a acusar, al igual que a Betoret, de deslealtad. "Recordad por qué estáis ahí, porque yo di la cara por vosotros", le espetó Barberá en su SMS del 2 de febrero, remitido después de que Isabel Bonig declarase en rueda de prensa que de encontrarse en la situación política de la senadora ella "saldría y daría explicaciones".

El enfado de Rita Barberá fue monumental. Y Bonig se tomó el mensaje como una amenaza en toda regla. El tono de la comunicación -las palabras de Barberá obtuvieron el silencio por respuesta- contribuyó decisivamente a la ruptura de relaciones entre la presidenta regional del partido y Rita Barberá.

Además de trasladarles sus quejas airadas porque "no me merezco esto", Rita Barberá quiso lanzarles el aviso de que la situación creada y estar acorralada por el escándalo de la presunta financiación ilegal sin el apoyo de su partido lejos de hacer que se arredre, le da "fuerza". "Me habéis activado", trasladó la exalcaldesa a la máximo dirigente del PP regional.

El mensaje de móvil de Barberá era el único contacto mantenido con Isabel Bonig desde que estalló el escándalo y la crisis del partido en Valencia. También vía wasap. Al menos en las comunicaciones internas, el PP sí parece haberse renovado y haber optado decididamente por la mensajería de móvil, en vez de las llamadas de voz. La Diputación de Valencia destituyó ayer a cinco personas que trabajaban en el servicio de Protocolo de la institución y a seis que lo hacían en el gabinete de prensa siendo personal contratado por la empresa pública Imelsa, investigada por el posible cobro de comisiones ilegales.

Entre tanto, el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, reclamó a la exregidora valenciana que "afronte" la situación en la que se encuentra y consideró que "debería reflexionar" sobre "qué es lo mejor para ella y para el PP" y "quizá" renunciar a su presencia en la Diputación Permanente del Senado, circunstancia que le permite ser aforada ante el Tribunal Supremo.

Por otra parte, la Fiscalía Provincial de Valencia ha abierto diligencias de investigación para determinar si el abogado y cuñado de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, José María Corbín, incurrió en apología de la violencia por las declaraciones en las que aseguró que si se entera de que su mujer da 1.000 euros al PP "la corro a bofetadas".

Los hechos investigados por la Fiscalía valenciana se produjeron el pasado 10 de febrero, cuando el abogado José María Corbín -esposo de Asunción Barberá, hermana de la excaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá- acudió a la Ciudad de la Justicia, donde había prensa para cubrir las declaraciones de concejales, exediles y asesores del PP investigados por blanqueo.

José María Corbín -que se encarga además de la representación de la exsecretaria del grupo municipal del PP, María del Carmen García Fuster, una de las personas detenidas en la operación Taula- sostuvo que su mujer "no sabía nada" del presunto blanqueo de capitales en el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento, que se está investigando en el caso Imelsa, y añadió: "Permitidme la licencia; si yo me entero de que mi mujer ha dado 1.000 euros, la corro a bofetadas, ni ha dado ni se los ha pedido nadie".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine