El fiscal Horrach mantiene un "duelo a muerte" con Torres, a quien no doblega

El exsocio de Urdangarin, pertrechado en numerosos documentos, se queja de que Hacienda "no sabe qué inventar" para poder imputarle un delito fiscal

25.02.2016 | 00:56
Los fiscales Pedro Horrach y Ana Lamas.

El juicio del 'caso Nóos'

Diego Torres, el exnúmero dos de Nóos, para quien se piden casi 17 años de cárcel, ha protagonizado a lo largo de dos días un duelo a muerte con el fiscal Pedro Horrach, que ayer no pudo hacer mella en su adversario. Quien sí rompió el blindaje del acusado fue Dolores Ripoll, la abogada del Estado jefa que representa a Hacienda y que plantó cara al crecido acusado.

Por gentileza de la presidenta del tribunal, que está aplicando al máximo el derecho de defensa, Torres empieza la mañana con su arsenal masivo de correos, para desacreditar la versión de su cuñado Marco Tejeiro, de quien afirma que era en Nóos algo más que un administrativo. A un testigo, Ignasi de Juan, le acusa de haber metido mano en la caja de Nóos, lo que motivó su despido. "De Juan ha mentido", cuela de paso. El acusado comentó a su aire su versión sobre esos documentos, ante el estupor de los periodistas y las acusaciones.

Torres es muy prolijo en sus respuestas y el fiscal le corta. "Por favor, déjeme acabar", salta el declarante. "Lo ha dicho ya tres veces, replica el fiscal" con un tono áspero. Samantha Romero, la presidenta, interviene y riñe al acusador por su tono: "Estas consideraciones sobran", dice la juez. Horrach no se disculpa, como en amonestaciones anteriores. El tribunal no quiere mal rollo.

El exprofesor universitario carga contra el Govern balear, le acusa de no pagarle la última factura a Nóos por miedo a una interpelación parlamentaria de la oposición. Torres despotrica también contra Hacienda: "No saben qué inventar para imputarme un delito fiscal; tengo muchas ganas de contestar a las preguntas sobre las facturas falsas. Hacienda no nos dejó deducir los gastos del Illes Balears Forum 2007 porque no se hizo". Sin embargo, cuando, después, es interrogado por la abogada del Estado María Dolores Ripoll, el encausado se muestra al principio como un corderito lego en materia tributaria.

El combate sigue y el declarante se enfrenta al fiscal: "Ya sé que en su escrito de acusación usted dice que no existía el comité científico de Nóos; éramos más de cien socios en ese comité, se lo voy a demostrar", le espeta a Horrach. El fiscal mallorquín muestra signos de cansancio tras el largo interrogatorio y pasa de un tema a otro, como sin norte. Horrach, noqueado, pide un receso.

"Doña Cristina de Borbón no lideró ninguno de los proyectos del Instituto Nóos y tampoco Ana María Tejeiro", responde Torres tras la pausa para el café. El encausado consulta sus notas para no equivocarse, "porque cambiamos mucho de tema".

"Siempre habrá algún post it que ponga A, B o C", dispara Torres sobre un documento bancario al fiscal, devolviéndole un golpe del martes acerca de una nota sobre un presunto dinero negro.

En cambio, Dolores Ripoll, la abogada del Estado, le pregunta si ha hecho alguna vez una consulta tributaria a Hacienda y Torres dice que de temas tributarios no sabe nada y que de eso se ocupaba su cuñado Miguel Tejeiro.

Torres levanta la voz y pide exhibir un documento. Ripoll se opone y la presidenta accede. "No quiero un clima de crispación. Si se atropellan es imposible", insiste Samantha Romero, que recuerda que ella dirige los interrogatorios.

Ayer hubo unos espectadores especiales. En los sillones del público, habitualmente vacíos, se sentaron dos hermanos de Iñaki Urdangarin, Clara y Mikel, que asistieron a las sesiones de la mañana y la tarde. Para la fase de testigos están citados varios sobrinos de los exduques de Palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine