ÚLTIMA HORA
Desalojado el aeropuerto de Schiphol tras disparar la Policía a un individuo

El PP expedienta a Rita Barberá tras tachar de "insuficientes" sus explicaciones

La exalcaldesa acepta declarar ante el juez sobre el supuesto blanqueo de capitales en el PP valenciano, pero se niega a dimitir porque "nadie" en el partido se lo ha pedido

16.03.2016 | 00:47
Rita Barberá, ayer, sentada en su escaño del Senado.

Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia, acepta declarar voluntariamente ante el juez que investiga un caso de supuesto blanqueo de capitales en el PP valenciano, pero se niega a renunciar al acta de senadora porque "nadie" en el partido se lo ha pedido. Varios altos dirigentes populares consideraron "insuficientes" las explicaciones dadas ayer por la exregidora, y a última hora de la tarde el PP expedientó a todos los afectados por la pieza separada que indaga el juez del caso Taula, estén imputados o no, lo que incluye a la exalcaldesa.

"No prejuzgamos nada, sino que perseguimos saber la verdad" y hay algunas cosas del sumario que "necesitan ser aclaradas", dijo el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo.

El dirigente popular seguramente se refería a una conversación telefónica, incluida en el sumario, en la que la exconcejala popular en el Ayuntamiento de Valencia María José Alcón, esposa del exvicealcalde Alfonso Grau, dice: "Alfonso la ha tenido muy gorda con Rita y le ha dicho que tenga cuidado con lo que haces y con lo que has incumplido, porque hay un tema que he pagado yo y sabes que es cosa tuya. Está la alcaldesa cagada".

La apertura del expediente se dio a conocer tras una jornada en la que Barberá anunciaba su disposición a declarar e insistía en su inocencia, mientras el líder del PP, Mariano Rajoy, aseguraba estar "muy tranquilo" tras haber conocido el "paso adelante" de la exalcaldesa y escuchado sus explicaciones.

No fue esa la posición unánime de la cúpula del PP, pues dos vicesecretarios, el de Sectorial, Javier Maroto, y el de Comunicación, Pablo Casado, se mostraron críticos con la comparecencia de la senadora.

Por un lado, Rajoy puso en valor el "paso adelante muy importante" que ha dado Barberá aceptando la invitación del juez y que le deja, ha dicho, "tranquilo". Una decisión con la que, ha apostillado, está "completamente de acuerdo".

A Rajoy se sumó la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, para quien la declaración del líder del partido sobre Barberá es "suficientemente satisfactoria".

Por otro, Javier Maroto admitió que la comparecencia de Barberá no le ha gustado "nada" y consideró que sus explicaciones "no convencen nada y no ayudan nada".

En la misma línea se pronunciaron el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado. "Algunos nos hemos quedado con ganas de más, no son suficientes", dijo.

Fuentes de la dirección del PP llegaron a calificar de "lamentable" la comparecencia de Rita Barberá, en la que la exalcaldesa volvió a asegurar que no ha cometido ningún delito y subrayó que "absolutamente nadie" en el partido le ha pedido que dé un paso atrás.

A dichas fuentes no les gustaron las formas de Barberá, o su empeño por subrayar que ha mantenido conversaciones "privadas" y "muy amables" con Rajoy, y sí creen que la exalcaldesa debería dar un paso atrás teniendo en cuenta que las investigaciones que pesan sobre el partido afectan a prácticamente todo su equipo.

El presidente provincial del PP y de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, aseguró que si él fuera Barberá, entregaría su acta, y cree que es necesaria una actitud "muy contundente y que deje poco margen de duda" que, según dijo, pasa por "dar un paso al lado, al menos".

Fernando Martínez-Maillo quitó hierro a la diversidad de opiniones sobre este asunto y consideró que puede haber opiniones "personales" pero insistió en valorar el hecho de que las haya dado y en su disposición a colaborar con la justicia, pero lo importante, dijo, es que en el partido no hay "ningún tipo de diferencia" en lo que se refiere a luchar contra la corrupción y los comportamientos "indebidos".

Además, fueron varios los dirigentes del partido que han valorado la disposición de la senadora de "colaborar con la justicia", como apuntó el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando.

Y otros defendieron su forma de actuar, como es el caso del presidente del PPC, Xavier García Albiol, para quien Barberá "no está haciendo ningún daño" a su partido porque "quiere mucho" a la formación.

Tras su comparecencia en Valencia, Rita Barberá acudió ayer por la tarde al pleno del Senado. En los pasillos de la Cámara alta, la exalcaldesa aseguró sentirse "fenomenal y muy querida".

Antes, Barberá almorzó con otros parlamentarios por la Comunitat Valenciana, entre los que se encontraban el expresidente de la Generalitat Alberto Fabra, los también senadores Agustín Almodóbar y Adela Pedrosa, y la exdiputada Marta Torrado.

También departió con varios compañeros de grupo, entre ellos el expresidente balear José Ramón Bauzá, quien ha señalado después a los periodistas que "la dimisión de Rita Barberá sólo lo puede decidir Rita Barberá".

No quiso entrar en si debe o no dimitir Barberá el expresidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, quien en cualquier caso admitió que la corrupción está dañando la credibilidad de su partido. "Todas estas cosas no son nada agradables para el partido y desde luego están minando la confianza de los ciudadanos hacia nosotros", advirtió Fabra, quien recordó que en su día, cuando era mandatario autonómico, apostó por diferenciar entre responsabilidades políticas y judiciales. "Y cada uno sabe en cada momento las decisiones que debe tomar", apostilló.

Por su parte, el senador de Compromís, Carles Mulet, lamentó ayer que el PP "arrope" y dé "mucho cariño" a la exalcaldesa de Valencia. "Rita ha llegado al Senado a comer, ha sido recibida con alegría, se le ha preparado un lugar muy visible en el hemiciclo y observamos cómo se ha comportado como si fuera 'la jefa' de los populares en el Senado", criticó Mulet en un comunicado.

El parlamentario valenciano denunció que el PP "sigue siendo condescendiente con la corrupción" y consideró "una burla y una vergüenza" la actitud de Barberá.

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, aseguró que "está bien" que Barberá haya ofrecido una rueda de prensa para decir que "va a cumplir con la Ley" y que va a ir al Senado "a trabajar". "Como ya lleva unos meses cobrando sin trabajar, está bien que vaya a trabajar", ironizó.

"Siempre he dicho que la gran beneficiaria del entramado corrupto era la propia estructura. Es un partido que se ha perpetuado en el poder, que ha usado presuntamente los fondos públicos para financiarse de forma irregular y esto les ha reportado unos beneficios como estructura y se ha visto que el juez se ha decidido a imputarlos", apuntó Oltra.

Por si esto fuera poco, los nueve concejales del PP en el Ayuntamiento de Valencia, todos ellos investigados (imputados) por blanqueo, se negaron a renunciar al acta, pese a que el partido había prometido que lo harían si al levantarse el secreto de sumario seguían siendo investigados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine