El letrado de Griñán denuncia "presiones" para que él y Chaves hicieran "el paseíllo"

Los dos expresidentes andaluces declaran de nuevo como imputados por en el 'caso de los ERE' en los juzgados de Sevilla y son increpados por "chorizos"

17.03.2016 | 02:26
Chaves, a su llegada a los juzgados de Sevilla.

Los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán comparecieron ayer por segunda vez como investigados (antes imputados) en el caso de los ERE fraudulentos. Lo hicieron en los juzgados de Sevilla, casi un año después de testificar ante el Tribunal Supremo -entonces estaban aforados por ser, respectivamente, diputado y senador-, y no sin polémica, ya que el abogado de Griñán, José María Mohedano, denunció "presiones" del Gobierno en funciones para que tanto su defendido como Chaves "hicieran el paseíllo".

La hipótesis del letrado es que, con esta segunda testifical, el Ejecutivo de Mariano Rajoy quiere "compensar los casos de corrupción nuevos que hay".

Al término de la declaración de Griñán ante el juez Álvaro Martín, el abogado advirtió que estas comparecencias "no tienen la finalidad de garantizar el derecho de defensa, que se está vulnerando, ni tampoco el principio de igualdad", y que se producen en el marco de un caso "muy antiguo que debería ya cerrarse".

"Esto es una presión para que den el paseíllo", insistió Mohedano. "Se trata de algo muy sencillo, de prolongar este caso, y llamar aquí cada vez con la disculpa de que se le ha ocurrido al fiscal una nueva pregunta", añadió.

A su juicio, "después de cinco años, esta causa hay que cerrarla porque ya se ha investigado todo lo investigable" y no debe convertirse "en un show para compensar los casos de corrupción que en otros ámbitos están saliendo en estos últimos meses". El abogado puso como ejemplo de la presión del Gobierno en funciones la reciente presencia en Sevilla del Fiscal jefe Anticorrupción, Antonio Salinas, para que se celebrara la comparecencia de ambos expresidentes.

El portavoz del Grupo del PP en materia de Justicia, Ramón Ferreira, respondió a estas denuncias diciendo que al letrado le había "traicionado el subconsciente" y que su intento de "embarrar el campo" es "incalificable".

En sus comparecencias de ayer, Chaves y Griñán defendieron la legalidad de los ERE y ratificaron sus declaraciones de abril de 2015 ante el Supremo. Por esta última razón, anunciaron que no contestarían a ninguna pregunta de las partes personadas en el sumario.

Ambos fueron increpados a su llegada a los juzgados de la capital hispalense. Les llamaron "chorizos" y se corearon consignas como "No hay pan para tanto chorizo" y "PSOE, PP, la misma mierda es".

Sus interrogatorios se prolongaron por espacio de una hora cada uno y los dos expresidentes andaluces entregaron a los periodistas sendos comunicados. En el de Griñán se critican los "efectos mediáticos" de su presencia en los juzgados de Sevilla.

En el comunicado de Chaves se sostiene que durante su mandato, que se prolongó 19 años, entre 1990 y 2009, en los Consejos de Gobierno que presidió "nunca se impulsó, se mantuvo o se aprobó una decisión ilegal".

En su comunicado, Chaves asegura que se ratifica íntegramente en la declaración que hizo en el Supremo, donde compareció durante varias horas y contestó a todas las preguntas que le hizo la Fiscalía y el juez del Supremo Alberto Jorge Barreiro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine