Una testigo contradice a Diego Torres sobre unas facturas del Instituto Nóos

14.04.2016 | 00:44

El Instituto Nóos solo justificó debidamente trabajos con un coste de 382.000 euros por la candidatura para los Juegos Europeos, y la Generalitat Valenciana rechazó 123 facturas por 1.983.479 que la entidad no acompañó de soporte documental.

Ayer declaró como testigo en Palma ante el tribunal que juzga el caso Nóos la persona que rechazó esas facturas, la exsubsecretaria de Presidencia Isabel Villalonga, quien detalló que no se abonaron porque no incluían copia de los proyectos presentados, documentación de las reuniones celebradas ni los contratos de los consultores cuyos honorarios pretendían cobrar.

El Instituto Nóos firmó un convenio de colaboración por 6 millones de euros con la Sociedad Estratégica para la Promoción Turística de Valencia para organizar la candidatura para albergar los Juegos Europeos, que nunca se llegaron a celebrar. De esa subvención se abonaron 382.000 euros.

Villalonga negó la explicación que dio Diego Torres cuando declaró ante el tribunal que esas 123 facturas rechazadas fueran proforma o borradores presentados para comprobar si eran adecuadas antes de aportar las definitivas.

"Absolutamente eran facturas. En una factura proforma tiene que poner proforma y no se exige pago, no se presenta para que se pague", afirmó. Indicó además que si hubieran sido proforma no habrían ido numeradas y además no se habría abonado ninguna.

Por otra parte, Iñaki Urdangarin citó a dos consellers de la Generalitat Valenciana para conocer los proyectos "que pudieran ser de su interés" en noviembre de 2007, veinte meses después de abandonar el Instituto Nóos y cuando esa entidad ya no tenía ninguna relación con esa administración, explicó ayer el exvicepresidente Vicente Rambla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine