Juicio por el caso Nóos

José Manuel Romero, Conde de Fontao, declara que alertó a la Casa del Rey

"El marido de la Infanta no debería hacer actividades mercantiles", ha explicado el exasesor de la Casa Real

21.04.2016 | 16:52
José Manuel Romero, Conde de Fontao.

El abogado José Manuel Romero ha asegurado este jueves que alertó a la Casa del Rey de los proyectos que Iñaki Urdangarin realizaba a través del Instituto Nóos porque "una persona que era el marido de la Infanta no debería hacer actividades mercantiles".

En su declaración como testigo ante el tribunal de la Audiencia de Palma que juzga el caso Nóos, Romero, que fue asesor jurídico externo de la Casa del Rey de 1993 a 2014, ha señalado que en 2005 tuvo noticias de negocios de Urdangarin que le alarmaron.

"Las personas de la familia del Rey no debían realizar operaciones mercantiles por su propia cuenta, podrían realizarse por cuenta ajena", ha declarado Romero, conde de Fontao.

El testigo ha explicado que cuando conoció por informaciones periodísticas que el Instituto Nóos era una asociación consideró que "la formalización jurídica no era la adecuada a las actividades que de modo genérico hacía".

"Jamás deduje que había una actividad ilícita, sino una actividad inadecuada para el marido de una Infanta de España", ha recalcado Romero, con cuyo testimonio ha arrancado la trigésima sexta jornada del juicio de Nóos, en el que están acusados la Infanta Cristina, su esposo y otras quince personas.

El exasesor jurídico de la Casa Real ha explicado hoy al tribunal que juzga el caso Nóos que consideró "urgente corregir" los problemas políticos que suscitó en Baleares la organización de varios eventos por el Instituto Nóos que presidía Iñaki Urdangarin.

Romero recomendó a Urdangarin en septiembre de 2005 que no participara en el Instituto Nóos porque "las personas de la familia del Rey no debían realizar operaciones mercantiles por su propia cuenta" si bien "podrían realizarse por cuenta ajena", ha relatado hoy ante el tribunal que juzga a la Infanta Cristina, su marido y otras 15 personas.

En su comparecencia como testigo en Palma, el conde de Fontao ha detallado que no hizo un seguimiento inmediato de que Urdangarin y su socio Diego Torres habían seguido sus consejos, pero se volvió a interesar por la cuestión cuando a principios de 2006 hubo una interpelación en el Parlament balear, cuestionando los eventos organizados por Nóos, los Illes Balears Forum por los que el Govern pagó 2,3 millones.

En esa interpelación al entonces presidente Jaume Matas se cuestionaron esos eventos que según Romero, "al parecer, habían tenido mucho éxito pero no se estimaban adecuados".

"Ni en ese momento, ni mucho después, en ningún caso se plantea como una cuestión de ilítico penal ni hay una persecución ni una comunicación a la Fiscalía sobre estas cuestiones, sino algo de carácter político, de la inadecuación de la presencia de una persona de la Familia Real en algo que está suscitando problemas políticos era todavía más urgente de corregir", ha afirmado Romero.

El conde de Fontao no consideraba adecuado que Urdangarin participara en actividades mercantiles ni que una asociación contratara ni con empresas ni con instituciones públicas.

"Jamás deduje que había una actividad ilícita sino una actividad inadecuada para el marido de una Infanta de España", ha insistido sobre su recomendación, en la que también informó a Torres y Urdangarin de que una asociación "no debía" hacer "este tipo de actividad".

"Lo que a mi me parecía mal es que el señor Urdangarin realizara actividades en las que su propia tarjeta fuera el instrumento de presentación", ha añadido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine