Puigdemont hará una nueva ley de pobreza para orillar la suspensión dictada por el TC

El president insiste en que no pidió reunirse formalmente con Juncker y se muestra seguro de que lo recibirá, como hizo con el primer ministro de Kosovo

05.05.2016 | 01:00
Puigdemont responde a la pregunta de un diputado durante la sesión de control del Parlamento catalán al Gobierno de la Generalitat.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha decidido que la mejor respuesta al Gobierno central y al Tribunal Constitucional (TC) es el contraataque y formulará por vía de urgencia una nueva ley de pobreza energética y de emergencia en la vivienda que le permita orillar la suspensión parcial derivada del recurso presentado la pasada semana por el Gobierno. La nueva ley, que incluirá el impuesto a los pisos vacíos, reformulará los puntos recurridos por el Ejecutivo e incluirá las disposiciones de la anterior que no han sido objeto de suspensión cautelar al no haber sido objetadas por el Gobierno. La ley que ahora se reformula es una de las concesiones de Junts pel Sí para lograr el apoyo de la CUP a la investidura de Puigdemont.

Puigdemont explicó ayer lo anterior en la sesión de control del Parlament al Govern, en la que también fue interpelado sobre su viaje del pasado fin de semana a Bélgica, en el que no logró mantener ningún encuentro con las autoridades comunitarias. El presidente del grupo parlamentario popular, Xavier García Albiol, lo acusó de hacer el "ridículo" al presentarse como "presidente de una república independiente" y no ser recibido ni por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ni por el del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

Pese a que Puigdemont se defendió el pasado lunes diciendo que no había solicitado ninguna entrevista con Juncker o Schulz, portavoces comunitarios desvelaron que sí hubo contactos entre gabinetes, que no fructificaron por problemas de agenda.

Puigdemont insistió ayer en que no hubo ninguna solicitud formal, aunque admitió los contactos exploratorios, y se mostró seguro que Juncker lo recibirá cuando pida una reunión, como hizo la semana pasada con el primer ministro de Kosovo, territorio escindido de Serbia "a través de una declaración unilateral de independencia". El Gobierno español no reconoce a Kosovo, aunque sí lo hace la mayoría de los Estados miembros de la UE.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine