Sánchez no se abstendrá para que siga Rajoy y aspira a gobernar aunque pierda

El PP se ratifica en la meta de bajar el IRPF y Rivera le pide que no venda "humo" - Podemos alaba al PSOE por hablar de bilateralidad con Cataluña

01.06.2016 | 01:50

El PSOE no se plantea la abstención para que gobierne el PP. El portavoz socialista, Antonio Hernando, primero, y el propio líder, Pedro Sánchez, después, aclararon ayer que su partido no facilitará, ni por activa ni por pasiva, un nuevo gobierno de Mariano Rajoy después del 26-J.

La aclaración de Sánchez despeja la incógnita que él mismo abrió la pasada semana, cuando garantizó que no habrá terceros comicios y que el PSOE no vetará a otras formaciones. Un día después especificó que se refería a fuerzas "del cambio".

Hernando reconoció que después del 26-J será preciso pactar, pero advirtió: "Que nadie parta de la base de que va a haber una gran coalición". Ni tampoco que el PSOE "facilitará mediante el voto o la abstención" una nueva estancia de Rajoy en la Moncloa.

Horas después, Sánchez abundó en estas ideas y añadió dos más: una petición para que el PP, aunque gane en votos, "no vete al partido que obtenga más escaños para presentarse a la investidura". Y el convencimiento que dijo tener de que, si el PSOE gana los comicios, "el ala moderada" de Podemos, la de Íñigo Errejón, le respaldará para ser investido.

Dicho esto, el líder socialista repitió que aspira a ganar las elecciones; sin embargo, si eso no ocurre, también intentará formar gobierno, aunque ello suponga llevar la contraria a la presidenta andaluza, Susana Díaz.

A la petición de Sánchez respondió el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, al reclamarle tanto a él como al líder de C's, Albert Rivera, que se comprometan "por escrito" a que no habrá terceras elecciones. "Que dejen votar a quien más votos saque", exigió.

El vicesecretario de Organización, Martínez-Maillo, ratificó el objetivo del PP de reducir el IRPF la próxima legislatura, pese al incumplimiento del objetivo de déficit. A lo que Rivera contestó pidiendo a Rajoy que no venda "humo" ni haga promesas que sabe que no podrá cumplir, como, a su juicio, hace Podemos.

Su número dos, Íñigo Errejón, dio la bienvenida a la propuesta de Sánchez de alcanzar un "pacto político" con Cataluña que "reconozca su singularidad". Ante la previsible rebelión de los barones de su partido, Sánchez dijo ayer que esa propuesta respeta la Declaración de Granada de 2013. Sin embargo, el catalán Miquel Iceta ve en ella espacio para la "bilateralidad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine