Mas reprocha a la CUP su división tras dar "lecciones de ética"

La formación anticapitalista exige a Puigdemont claridad en la cuestión de confianza para decidir si le renueva el apoyo

19.06.2016 | 01:45

El expresidente de la Generalitat y líder de CDC, Artur Mas, pasó factura ayer a la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), responsable última de que no consiguiera ser investido de nuevo para el cargo, al reprocharle la división interna que quedó patente con la salida de seis de los quince miembros de su dirección. "Algunos daban lecciones de ética y buena política y han acabado peleados entre ellos", dijo ayer Mas en Tarragona, en un acto electoral de CDC.

Su partido, apuntó el expresidente, es de los que "dan la cara y hacen el trabajo" frente a otros, en alusión a la CUP, que "siempre son muy valientes dando consejos y recomendaciones" pero "a la hora de la verdad se esconden". En este sentido, llamó a identificar "las buenas actitudes", las que "sobresalen y representan al conjunto del país".

Así, Mas apeló a "no desaprovechar" la oportunidad del 26 de junio para propiciar que CDC pueda ser "decisiva" en el Congreso y "tenga la sartén por el mango" de la política española, poniendo a valor que es el partido que "más se la ha jugado sin calcular el beneficio de partido ni las comodidades personales".

Para movilizar el voto, el expresident recalcó la importancia de tener un diputado más o menos y ha hecho alusión a las catalanas del 27S, cuando un parlamentario no cayó del lado de Junts pel Sí y esto "ha acabado generando problemas" en el proceso soberanista.

El presidente de CDC también señaló que una de las razones por las que hoy en día existe dicho proceso independentista es porque hubo gente que vio en la sentencia del Estatut "una tomadura de pelo".

Las divisiones internas en la formación anticapitalista complican el gobierno a Puigdemont al frente de Cataluña, que no ha conseguido aprobar los presupuestos y se someterá a una moción de confianza. Hugo Alvira, miembro del Secretariado Nacional de la CUP, advertía ayer al presidente Puigdemont que evite traicionar la confianza de su formación con "cálculos partidistas y actitudes inmovilistas" cuando plantee su cuestión de confianza. En un artículo titulado Cuestión de confianza, Alvira instaba al jefe del Ejecutivo catalán a presentar con claridad su propuesta de hoja de ruta, lo que permitirá a la CUP renovar o no la confianza en su programa de gobierno.

El miembro de la dirección nacional de la CUP anticipa que la cuestión de confianza servirá de "excusa perfecta a los sectores más conservadores y reactivos del independentismo para dar por acabada la legislatura y quien sabe si, de rebote, agotar la fase actual del proceso hacia la independencia de Cataluña".

Alvira considera que el pacto entre la CUP y Junts pel Sí no incluía el compromiso del "apoyo explícito ni implícito" de su formación a los presupuestos que presentó el Govern. Y reprocha a JxSí que no presentara unas cuentas públicas que permitiesen "identificar el modelo social que se defendía para la futura República catalana", con grandes líneas políticas orientadas a garantizar el bienestar social a niveles similares a los de los países escandinavos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine