Unidos Podemos se impone al PNV y consolida el cambio político en Euskadi

El País Vasco celebra autonómicas en octubre - Los nacionalistas se quedan con cinco diputados y mantendrán su grupo propio

27.06.2016 | 05:27
Andoni Ortuzar

Unidos Podemos se ha impuesto al PNV y consolida un cambio de tendencia en Euskadi al abrir una brecha en la histórica división entre nacionalistas y no nacionalistas, un resultado que puede ser un importante termómetro para las elecciones autonómicas de octubre. Uno de los cambios que se produjeron en el País Vasco respecto a las generales de diciembre ha sido que Podemos ha roto la hegemonía del PNV en Bizkaia, donde suma un escaño en detrimento de los nacionalistas.

Además, PNV y EH Bildu son las únicas formaciones que han perdido votos, fundamentalmente la izquierda abertzale, mientras que el resto ha subido, sobre todo Unidos Podemos, con 16.000 votos más. Gracias a ese ascenso, Podemos en esta ocasión gana al PNV no solo en votos, como ocurrió hace seis meses, sino también en escaños.

Podemos se convierte así en la primera fuerza en Euskadi con 6 representantes, mientras que el PNV se queda con 5 diputados y casi 16.000 sufragios menos que en diciembre, pero consigue mantener grupo propio en el Congreso, que era su principal objetivo para tratar de ser influyente en las negociaciones en la investidura del nuevo presidente y la formación de gobierno.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha pedido a los cuatro grandes partidos españoles un "cambio radical de actitud" para llegar a acuerdos y ha abogado por abrir una etapa de "reformas profundas" en lo económico y en el modelo territorial.

Los socialistas vascos, por su parte, no sólo han conseguido mantener a los 3 representantes de 2015, sino que han rascado 1.600 sufragios más que hace seis meses, a pesar de "los negros augurios de algunos", ha apuntado la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia.

EH Bildu, sin embargo, aunque mantiene a sus dos únicos diputados ha perdido más de 31.000 votos y vuelve a ser la gran derrotada. La salida de la cárcel de su líder, Arnaldo Otegi, y sus mensajes electorales más sociales y menos centrados en cuestiones como la soberanía o los presos de ETA no han servido para recuperar posiciones.

La coalición abertzale fue el único partido que hizo cambios en algunos de sus cabezas de lista, a quienes sustituyó por nombres con un perfil más social y ecologista para hacer frente a Podemos. Pero vistos los resultados no ha sido suficiente y habrá que esperar a otoño para confirmar si se encuentra en caída libre, casi cinco años después del fin de la violencia de ETA.

La propia cabeza de lista por Gipuzkoa, Marian Beitialarrangoitia, ha reconocido tras el recuento de votos que su formación "no ha conseguido el resultado que esperaba", aunque ha añadido que "buscará alianzas con otras formaciones" en favor de la "soberanía plena de pueblo vasco".

El PP vasco de Alfonso Alonso ha mantenido sus dos representantes, uno por Álava y otro por Bizkaia, y ha ganado más de 5.000 votos respecto a diciembre. Ciudadanos, al que daban un diputado por Euskadi, no obtuvo representación con los 40.000 votos conseguidos.

La participación en estas elecciones, las terceras sin la presencia de ETA, se ha cifrado en el 67,44 %, algo más baja que hace seis meses (69%) y no ha trastocado demasiado el mapa político vasco.

Con este nuevo panorama podría estar en peligro la actual mayoría de las fuerzas nacionalistas en Euskadi en las próximas autonómicas. Podemos, favorable a las consultas sobre autodeterminación y a la plurinacionalidad, podría convertirse en un agente esencial a partir de otoño en el nuevo Parlamento Vasco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine