Lo que va de la aritmética a la política

Las posibles combinaciones de voto para alcanzar la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados chocan con los límites a los acuerdos marcados por los grupos

28.06.2016 | 01:02

Las elecciones del 26-J agrandan el triunfo del PP respecto a las de diciembre pero sigue sin haber un partido que consiga mayoría absoluta. Se impone el pacto a la búsqueda de la suma de votos, con el inconveniente de que la aritmética y la política tienden a no coincidir.

Con 137 escaños, 14 más que en diciembre, Rajoy sale reforzado de la cita con las urnas. Está, sin embargo, todavía lejos de los 176 que le garantizan una mayoría de Gobierno cómoda, como la que tuvo en los cuatro años precedentes. Puede recabar el apoyo de los 32 diputados de Ciudadanos, pese a la advertencia de su líder, Albert Rivera, que descarta apoyar al actual número uno de los populares. Con ese respaldo quedarían en 169 escaños, tocando la mayoría absoluta con la yema de los dedos. De todas las opciones posibles para completar ese escaso margen, la más factible sería disponer, tras algún pacto nada grato, del refuerzo de los cinco votos del PNV más el de Coalición Canaria. Todavía falta otro diputado para completar el respaldo, por lo que el PP necesitaría alguna abstención para que Rajoy fuera investido presidente del Gobierno a finales de julio y la legislatura echara a rodar.

Sobre la base del PP hay otras dos posibles combinaciones, ambas reducidas al terreno de la aritmética porque los posibles socios la rechazan de plano. La primera sería que populares y socialistas unieran fuerzas, lo que daría lugar a un gran bloque parlamentario del 222 diputados. El PSOE, que empieza a asumir su condición de cabeza de la oposición, ni siquiera incluye esa posibilidad entre sus opciones. Los socialistas descartan también la anhelada gran coalición de Rajoy, la unión de PP, PSOE y Ciudadanos, que ahora alcanzaría los 254 escaños.



Haz click para ampliar el gráfico

Las otras opciones que dan los números, pero no la política, tendrían como base el segundo mayor grupo parlamentario, el que conforman los 85 representantes del PSOE. Junto con Unidos Podemos y Ciudadanos alcanzarían los 188 votos, por encima de la mayoría absoluta. La probada incompatibilidad entre los dos potenciales socios echa por tierra esta solución. La versión corta, la suma de PSOE y Unidos Podemos, es tan inútil -se queda en 166 escaños- como inviable después de la disputa por la hegemonía de la izquierda que ambas formaciones mantuvieron toda la campaña y por la herida abierta al no respaldar Podemos a Pedro Sánchez en su intento de investidura. Y si la suma de PSOE y Podemos se queda corta, más reducida resulta ahora la de socialistas y Ciudadanos, las dos únicas formaciones que en la breve legislatura pasada se mostraron dispuestas a sumar -lo que no ha tenido premio en las urnas- y que ahora se quedarían en apenas 117 diputados.

La improbable conjunción de PSOE y Unidos Podemos podría abrirse también a formaciones nacionalistas e independentistas. Es una opción inviable, cerrada para los socialistas desde el día siguiente de las elecciones de diciembre, pese a que agruparía a 181 diputados, de nuevo por encima de la mayoría absoluta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine