El primer duelo por la investidura

El PP ofrecerá a Ciudadanos un puesto en la Mesa del Congreso a cambio del apoyo para recuperar la presidencia de la Cámara ante la posibilidad de tener que gobernar en minoría

04.07.2016 | 00:39
Patxi López.

La elección del nuevo presidente del Congreso y de los miembros de la Mesa de la Cámara baja se presenta como un primer asalto o, incluso, "moneda de cambio" en la negociación para la investidura a dos semanas de que se constituyan, el próximo 19 de julio, las Cortes nacidas de las elecciones del 26J. El PP, que ha pasado de 123 a 137 diputados, no renuncia a recuperar la presidencia del Congreso, ahora en manos del socialista Patxi López gracias a un acuerdo a tres bandas en la pasada legislatura.

El PP no quiere abordar la próxima legislatura, en la que es probable que tenga que gobernar en minoría, con una presidencia del Congreso adversa. De ahí que esté dispuesto a ofrecer a Ciudadanos un puesto en la Mesa de la Cámara a cambio de que le dé su apoyo para alzarse con la presidencia de la misma. El Congreso saliente lo preside el socialista Patxi López.

Nada impide que el PP, a cambio de apoyo para recuperar la presidencia, le ceda algún vocal en la Mesa. No obstante, Ciudadanos ya ha dejado claro que no entrará en un "mercadeo" por esos puestos y aún menos si conlleva hacer presidente del Gobierno a Mariano Rajoy. Ahonda en esa posición el actual secretario segundo de la Mesa, el diputado de Ciudadanos Ignacio Prendes, que defiende que el Congreso sea presidido por un partido diferente al más votado, en previsión de que el PP siga en el Ejecutivo. "Nos parece que es muy sano para mantener el principio de separación y de independencia de poderes que se mantenga esa diferencia entre el poder ejecutivo y el poder legislativo", ha subrayado.

El sistema de elección de la Mesa condiciona los pactos. Sus nueve puestos se eligen en tres votaciones: una para la presidencia, otra para las cuatro vicepresidencias y una tercera para las cuatro secretarías. Como las votaciones para vicepresidencias y secretarías son conjuntas y entran los más votados en cada una de ellas, el PP tiene aseguradas cuatro plazas (dos vicepresidentes y dos secretarios), ya que la oposición no suma votos suficientes para arrebatárselas. Si no hay pactos, los 85 escaños del PSOE le garantizan dos puestos (una vicepresidencia y una secretaría), al igual que a Unidos Podemos y sus confluencias, con sus 71 diputados.

Por el contrario Ciudadanos, que en enero logró dos puestos en la Mesa, no tiene ahora votos para entrar, salvo que alguno de los tres grandes le apoye. Ni Unidos Podemos ni el PSOE están en condiciones de perder una de sus dos plazas, lo que conduce al PP.

Al presidente del Congreso se le elige en votación secreta con papeleta y urna. En una primera ronda, gana quien suma mayoría absoluta, opción que no se prevé. En la segunda compiten los dos más votados en la primera y resulta elegido el que obtiene más votos, es decir, mayoría simple. De ahí que, salvo que se dé un pacto entre PSOE, Podemos y los independentistas con un candidato de consenso, el PP sabe que se aseguraría la presidencia si logra el respaldo de los 32 votos de Ciudadanos.

Fuentes de la dirección del PP reconocen que la posibilidad de ceder la presidencia al PSOE o a Ciudadanos es "perfectamente negociable", siempre y cuando los populares mantengan la mayoría en la Mesa. Los socialistas, conscientes de su pérdida de peso en la Cámara, tampoco abandonan la idea de mantener este importante cargo institucional, especialmente ahora que todas las quinielas apuntan a que Mariano Rajoy logrará la investidura. Y ello, a pesar de que el propio Patxi López ha dicho por activa y por pasiva que no tiene ninguna "pretensión" ni "previsión" de mantenerse en el puesto y que ya tiene hecha "la maleta". La intención del político vasco es regresar con un papel activo a la bancada socialista.

Fuentes socialistas reconocen que el esquema que se siguió en la anterior legislatura para el reparto de la Mesa entre PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, no va a servir ahora porque los populares van a intentar "condicionar" esta negociación a la formación del Gobierno. Su objetivo es mantener, como mínimo, una Vicepresidencia y una Secretaría del Congreso, a la espera de los movimientos que haga Ciudadanos que, con la pérdida de ocho escaños, ya no tiene asegurado ningún puesto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine