Iglesias pide huir de facciones en Podemos para poder convertirse en "creíbles"

El partido admite que su papel en la fallida investidura de Sánchez le pasó "factura"

10.07.2016 | 01:36

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, llamó ayer a la dirección del partido a no buscar una explicación de los resultados del 26-J que pueda ser leída en clave de "facciones y corrientes" y a centrarse en afrontar un futuro que les enfrentará a grandes desafíos, entre ellos conseguir ofrecer soluciones "creíbles".

Así, les emplazó a no detenerse demasiado en el diagnóstico sobre lo que ha podido ocurrir para que perdieran un millón de votos, porque es imposible saber "científicamente" lo que pasó: si fue más determinante la alianza con IU o el diseño de la campaña.

En su opinión, ninguna de estas dos hipótesis "se sostiene demasiado" para entender por qué un millón de personas "se quedaron en casa" el 26-J. "Al final lo importante no es quién tiene razón en el diagnóstico", es decir, la autocrítica, sino poner en valor los logros de su partido, a pesar de dos años "enormemente difíciles" y de un nivel de ataques "inéditos", tras los que han conseguido cinco millones de votos y 71 diputados.

Para el líder de Podemos, lo fundamental es hablar del futuro, del trabajo parlamentario que deben diseñar intentando evitar el "cretinismo parlamentario" que siempre ha criticado y encarar los enormes riesgos que conlleva dejar de ser una fuerza política que pierda su naturaleza outsider. A lo que sumó la necesidad de ir desarrollando un programa "creíble" de posiciones socialdemócratas.

Los informes presentados ayer ante el Consejo Ciudadano por las secretarías de Política, Análisis y Programa y Organización apuntan a que la gestión parlamentaria en la pasada legislatura y las fallidas negociaciones para la investidura les pasaron "factura" y fueron un factor fundamental para la desmovilización.

De hecho, el estudio demoscópico presentado por la secretaria de Análisis, Carolina Bescansa, no señala una causa principal pero sí tres factores determinantes: la desmovilización, más acusada en los votantes de IU que en los propios, la actuación durante los seis meses posteriores al 20-D y la "campaña del miedo", que favoreció al PP.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine