Puigdemont propone un referéndum "factible" para evitar la consulta unilateral

El presidente catalán se aparta del calendario secesionista con una última oferta que Partido Popular y PSC rechazan de pleno

13.09.2016 | 03:19
Puigdemont, en la manifestación de la Diada celebrada en Salt.
Puigdemont, en la manifestación de la Diada celebrada en Salt.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, matizó ayer la propuesta de referéndum soberanista que hará al Gobierno de Mariano Rajoy cuando pida la confianza del Parlament el próximo día 28. Tendrá que ser "factible" y "vinculante"; si no, no lo impulsará. Y caso de ser rechazada su propuesta, convocará "elecciones constituyentes" en septiembre de 2017, tal como establece el calendario de la secesión que heredó de Artur Mas al sucederle en el cargo.

Eso sí, Puigdemont no se olvidó de decir que todos los pasos y modificaciones de ese calendario -en el que ya no figura una consulta acordada- deben ser decididos conjuntamente por los 72 diputados independentistas: los 62 de Junts pel Sí (JxS) y los diez de la CUP.

Después, el mandatario catalán enumeró los requisitos que el referéndum debe cumplir: "Si se puede hacer, se tiene que hacer con todas las garantías. Si es factible, seguro e integrador, no lo rehuiremos. Hay que seguir insistiendo al Estado". Y a preguntas de los periodistas de Catalunya Ràdio aclaró: "No he dicho solo si es pactado con el Estado, he dicho si es factible".

Sin embargo evitó usar la palabra "unilateral" y admitió estar dispuesto a pactar porcentajes mínimos en resultados y participación con el Gobierno si se aviene a negociar la consulta.

En consonancia con esta postura, el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, no descartó de plano la celebración del referéndum unilateral por el que la CUP, más que JxS, aboga, pero estimó que ahora no se dan las "condiciones" para impulsarlo.

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, respondió a Puigdemont sin ambages: "El president no tiene capacidad para hacer lo que él considere". Y menos "una consulta pactada", que es "algo que no existe en nuestro ordenamiento jurídico".

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, vio tan "ilegal" y "oportunista" la nueva idea de referéndum de Puigdemont como su intención de convocar unas "elecciones constituyentes", el otro escenario dibujado por el president, si no hay acuerdo. La secretaria de Organización del PSC, Assumpta Escarp, tachó de "brindis al sol condenado al fracaso" la oferta de Puigdemont, recordando, además, que no tiene sentido solicitar ese diálogo a un Gobierno en funciones. No obstante, el portavoz de la antigua Convergència -ahora Partit Demòcrata Català (PDC)- en el Congreso, Francesc Homs, volvió a llamar al PSOE a aceptar la celebración de un referéndum soberanista en Cataluña para "desencallar" el bloqueo político en la política española.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine